Al Duborg

Beso robado…

 

Perdona, manos arriba,

robaré tu corazón.

Confieso ser un ladrón,

que en tu belleza se estriba

y cualquier muro derriba,

y hace del amor un puente.

El amor es la corriente,

¡qué lleva en su cresta la ola…!

y apunta con su pistola,

justo al blanco de la frente. 

 

¿Me acusas de delincuente,

por más de un beso robado?

mis labios se han condenado,

a tu sabor excipiente.

La sociedad y su gente,

no entienden que la pasión

desconoce la razón,

por la que roba el amor.

La conciencia con primor,

se arrodilla al corazón.

Comentarios1

  • Anabell López Rodríguez

    Simplemente hermosos. Buena suerte robando besos y ojalá algún día te regale su corazón. Saludos.

    • Al Duborg

      Pudiera ser yo, el ladrón de unos labios y no temo al gendarme que quiera llevarme preso. Porque al amor, nadie le roba, el se da por entero, no se reparte por tajos, es el pastel para dos... cuando el amor es eterno. Al. Gracias por pasearte por mi minúsculo Parnaso.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.