Armando Cano

DE TU PIEL LOS SONETOS

 

 

Estoy esperando siempre
de tu mirada los versos,
de tus caricias estrofas
y de tu suave piel los sonetos.

De tus dedos agiles, delgados, recibo,
cuando disimuladamente me tocan,
los puntos, los acentos y las comas,
los tropos, los verbos, los aromas.

Cuando suspiran tus húmedos labios
se percibe un largo eco,
sé que es por la metáfora
que con fuerza leen tus besos.

Esta sinestesia me llega a vibrar el alma,
y es tal el número de epítetos
que me hacen perder la calma, por tu cuello,
tus pezones, por tus muslos, tus razones.

Esa anáfora que usas cuando por la calle vamos
hace que el mundo se agite,
logra que el viento, que el viento, se calle.
Por tu cintura, tus ojos, por tus uñas, tu talle.

Es por eso que te amo, cada que enciendo la radio,
cuando transporta el éter tus suspiros en rosario.
Y cuando estas a mi lado mi corazón tiembla y goza
escuchándose en tu pecho claramente un campanario.

 

© Armando Cano.

Comentarios6

  • nellycastell

    Muy bueno tu poema amigo, muy sentido y con buen trabajo literario.me lo guardo, un abrazo

  • KALITA_007

    fíjese poeta.. que usted esta esperando la poesía completa hecha amor , así lo demuestra esta estrofa....

    Estoy esperando siempre
    de tu mirada los versos,
    de tus caricias estrofas
    y de tu suave piel los sonetos.
    muy bonitos sonetos de amor, y versos de amistad os dejo en mi cariño..

  • flor de lis

    Poema que fusiona el amor con las alusiones a las figuras literarias...
    Hermosos y curiosos tus versos...
    Un saludo

  • colombiana

    que bien tus versos, emocionados de amor, y con el encanto de un poeta, me gustoooooooooo, mis aprecios y saludosssssss desde colombiaaaaaaaaa.

    colombiana

  • Mafeer

    Magnifico trabajo, un poema lleno de fuerza y de esa necesidad de verse atrapado de nuevo por esta tersa piel...
    Un Abrazo (:

  • SANTAPAU

    Es por eso que te amo, cada que enciendo la radio,
    cuando transporta el éter tus suspiros en rosario.
    Y cuando estas a mi lado mi corazón tiembla y goza
    escuchándose en tu pecho claramente un campanario



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.