Cancioneta de la pena de amor

andrea barbaranelli

 

Ahora que la lluvia ha caído

y ha mojado la tierra,

se cuela un hálito frío

por las ventanas abiertas.

 

La casa se había recogido

guardando su propio calor,

pero ahora este soplo de viento

la ha abierto y la despierta.

 

Yo soy el hombre que sufre

una grave pena de amor.

Es algo ridículo decirlo

y fuera de moda, además.

 

Pero las penas de amor

son graves como el bochorno

de una tarde de verano

antes de la tormenta.

 

El trueno de agosto y los rayos

que encienden el cielo, la lluvia

que cae fragorosa en los campos

y engrosa de golpe la acequia,

 

son como la pena de amor

largamente sufrida, que ahora

se disuelve en su propio dolor

y espera en silencio la aurora.

 

Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales

Comentarios1

  • Alberto Escobar

    La tristeza o la nostalgia, que participa de su esencia, también pueden ser bellas. Así queda atestiguado en tu manera de decir.
    Felicidades Abrabanel.

    • andrea barbaranelli

      Muchas gracias y felicidades a ti, amigo Alberto.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.