Pedro M. Ortiz

Disimulado y cuatro días bajo un sol.

Siento mi memoria brusca y ataviada

Llena de dudas y pesados claroscuros.

Se desarrolla larga desde el renuente pasado

Y hasta tiene párrafos suscritos del futuro.

Yo ya no quepo en mí ni en mi memoria,

Ni mi voz tiene un lugar en su oploteca.

Y ahí vamos, ser y voz sobre la escoria

Recogiendo el sol desde el poniente azteca.

Hay un lugar para nosotros en el río

O en la ciénaga que el monte esconde.

Allí mi voz busca un refugio a lado mío

Pero el ser sin la memoria no responde.

Yo ya no puedo hablar de mí conmigo

Porque mi voz se fue también lejos del río.

Más hay cebada y lupus junto el trigo

Y el espacio junto a mi sed está vacío.

Hoy me embriago sin mi voz, lejos del hombre,

Bajo el dintel montado, ¡Yo!: Iridiscente, azul, disimulado…

Y entre las jambas voy, delimitando un yo sin dimensiones.

Comentarios3

  • Isis M

    Alabado! que bonito ésto que compartes, poeta amigo.
    Aplausos, me encantó!
    Un abrazo de tarde y excelente noche.

    • Pedro M. Ortiz

      ¡Hola Isis! Gracias por la lectura y el comentario, este poema es uno de mis favoritos y lo comparto con mucho cariño. Saludos y bendiciones.

      • Isis M

        Adoro tu poema al punto que mi entusiasmo por tu letra tan bien bordada la comparti en Facebook, obviamente con todo respeto a t autoría. Tu poema debería tener más de 1000 estrellitas ‼️💯🤗 gracias de verdad por estos placeres literarios. Me enamoré de tu poema ☺️👌

      • Anabell López Rodríguez

        Lo he leído varias veces y mientras más lo leo más profundo lo siento. Gracias, es exquisito, una mezcla de dolor y paz. Saludos poeta.

        • Pedro M. Ortiz

          Usted ha de saber muy bien que algo de lo mejor de los poemas que escribimos es que nos conecta, a través de su lectura, con las perspectivas de personas que son ajenas a nosotros. En su caso, le agradezco sus palabras porque creo que ha sacado el núcleo de mis letras: dolor y paz. Además de todo siendo usted una gran escritora con mucha pasión y experiencias. Le mando un abrazo a la distancia y le deseo un gran año de mucha poesía.

        • Anabell López Rodríguez

          Muchas gracias por sus elogios, pero no me considero una gran poeta, recién estoy gateando en estas cuestiones y aprendiendo mucho de este grupo. Simplemente escribo lo q me brota del alma. Sus letras me inundaron de un sentimiento muy díficil de explicar, pienso que todo en esta vida está conectado, y yo estuve en algún momento en el mismo lugar que usted estaba cuando se inspiró en estos versos, no físicamente, pero mis emociones deambularon por ese lugar alguna vez. Le deseo el mejor de los años y que brote la poesía en torrenciales de su alma. Bendiciones y un abrazo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.