Pedro M. Ortiz

Alma y tres días bajo un sol.

¡Qué ecos los que retumban, olvidados!

Están acorazados bajo el angosto mar.

Sí, es angosto en nuestro pecho liado,

Redoblado por la crianza y el azar.

Se seca el mundo en este eco árido

Y se atormenta el cielo entre rebujos,

Más el llanto es un remedio ingrávido

Y va mi alma escapando entre sus flujos.

Encima de tanta hez huele a materia,

Huele a lunares crispados por el sol;

¿Huele ese olor el lastre y la miseria?

¿Huele ese olor la edad de mi albornoz?

Bajo una piel, un alma me mira de soslayo…

Alma, querida, ¿por qué no hablas?

Quiero escuchar tu voz. 

 

 

  • Autor: Febeo (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 21 de octubre de 2020 a las 17:48
  • Comentario del autor sobre el poema: Derechos de imágen y texto reservados. 21/10/2020. Pedro Ortiz.
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas:
  • Usuario favorito de este poema: Vogelfrei.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.