Ellie Woonlon

Poema de la nostalgia de un adiós

Mi niña llorona,

entonas la canción de día;

tranquila llega la noche,

a tus rubores de melancolía.

 

Mi niña de matices tristes,

grisácea de porfías;

sombrío aire respira tu tabique,

que trasluces como cristalizada,

-entre suspiros- a alguien extinguirse.

 

Mi niña bien vestida de lana,

manta de polillas irse en vuelo;

ovejero soy que ladra sin rebaño,

clamando un avecilla para tus ramas.

 

Mi niña de cuentos de fábula,

fogata incendiaria de bosques;

acampa aquí esta noche,

acampa aquí hasta la mañana.

 

Ay, mi niña celeste,

de pestañas blancas,

y aromas campestres.

Ay, mi niña venerada,

ojalá tú existieras;

ojalá tú amaras.

 

Ay, mi niña estatua,

muda y fría piedra;

¡ojalá tú amaras!,

ojalá el vivir te quisiera.

 

Ay, mi niña soñada;

ojalá tú no fueras,

ojalá tú amaras;

ay, mi niña de lágrimas,

ojalá no fueras quien se muere.

 

Ay, mi niña ártica;

ojalá fueras providente,

y el sol te quemara;

ojalá tú revivas,

ojalá tú amaras.

 

Comentarios4

  • Johanny de Jesus

    Bellísimo Ellie!
    Pará colgarlo en la pared!.
    Felicidades!
    Abrazos!

    • Ellie Woonlon

      ¡Muchas gracias, Johanny!
      Un abrazo de oso.

    • María Isis

      Oh, cuánta sensibilidad poetisa!
      Un abrazo

      • Ellie Woonlon

        ¡Gracias, María! Va otro.

      • Paty Carvajal

        Hermoso y muy original, me encantó la temática, y la forma de abordarla. Saludos poeta,

        • Ellie Woonlon

          Mil gracias, Paty; celebro que le haya gustado.
          Le envío un saludo.

        • Elenas ♪♪♥♪♪

          Excelentes tus versos con mucho corazón escritos
          felicidades y saludos

          • Ellie Woonlon

            Muchas gracias, Elena. Va otro saludo!



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.