Fernando OR.

Ella

Vigorosa espada,

forjada entre mil batallas,

formidable tempestad

surgiendo del pavoroso mar.

 

Ella, luz crepuscular,

sosiego en la obscura

impotencia del mal. ¡Ella!,

quien concibe la eternidad.

 

Ella viste de virtud su alma,

primorosa identidad,

el privilegio de su victoria

rompe el límite existencial.

 

Hoy, más que en cualquier otro momento,

siempre será ella desafiando los tiempos.

Comentarios1

  • Mirta Elena Tessio

    Ella es la espada de los templarios.
    Pero dicen que las palabras suelen ser mas fuertes que la espada.
    Bello poema, saludos cordiales.-

    • Fernando OR.

      Gracias Mirta, me placer saber que te ha gustado.

      Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.