Alberto Diago

DOLOR DE PARTO

Llega gimiendo una mujer

a la blanca galería

en donde confluyen a la vez

la muerte y la hermosa vida,

un ángel vestido de blanco

la ingresa con apuro en un cuarto,

sigue gimiendo la mujer

... tiene dolores de parto.

 

Un médico de noble apellido

se apresta a atenderla en el acto,

es novel en éstas cuestiones,

... son las tres menos cuarto.

Pasan algunas horas,

el proceso no tiene adelanto,

no es bueno para el nuevo ser 

que su parto demore tanto.

 

El médico, como la madre,

sufre con la lentitud del parto:

¡ nace ahora, nace ahora !

esperamos ansiosos tu llanto.

La mujer le cuestiona al galeno

el por qué duele tanto dar vida,

y éste le recuerda enseguida

que dolerá aún más la partida.

 

Y al fin, tras pujos y horas 

un pequeño, a la vida, despierta;

y la madre que antes se quejaba

¡ transformó sus dolores en fiesta !

Y el médico, con elogios a cuestas,

humildemente se retira... y piensa:

que de todos los posibles dolores 

el del parto... ¡ tiene recompensa !

 

xE.C.

Comentarios2

  • ADUV .

    Que BUENO !!! me gusto mucho , es muy real y refleja muy bien la verdad de lo que sucede en los partos ... muy bien llevado con mucho sentido y mucho ritmo y le das un muy buen remate .
    Felicitaciones .
    Mis respetos y gran Abrazo Amigo Mío .

    • Alberto Diago

      Estimado ADUV, me complace mucho leer estas palabras porque me haces saber que logré plasmar con detalle una de las vivencias más bellas para los seres humanos.
      Muy agradecido Amigo.
      Un abrazo...

    • Willie Moreno

      Que bien reflejas ese suceso milagroso cotidiano, con tu escrito...

      Abrazo y bendiciones.

      • Alberto Diago

        Gracias Willie por su comentario. Es estimulante. Un Abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.