Johanna Marcela Rozo

PUEDO MORIR TODOS LOS DÍAS

 

Insisto en escribir para no morir de soledad

Veo como soy una unidad indivisible con la palabra

La misma que me ahoga, que me incita a la tristeza

que me alcahuetea el hastío.

 

Tengo el infortunio de creer en cada letra que pronuncio

y me ahogo en las noches con los silencios que dejo morir en mí.

 

No apelo a nada ni a la entereza de espíritu ni a la justicia divina.

Caigo sin       tormentos en lo único que sé de memoria:

todo es palabra o sed.

 

Insisto en escribir para no morir de soledad

Veo como soy una unidad indivisible con la palabra

La misma que me ahoga, que me incita a la tristeza

que me alcahuetea el hastío.

 

Tengo el infortunio de creer en cada letra que pronuncio

y me ahogo en las noches con los silencios que dejo morir en mí.

 

No apelo a nada ni a la entereza de espíritu ni a la justicia divina.

Caigo sin       tormentos en lo único que sé de memoria:

todo es palabra o sed.

Comentarios2

  • Lualpri

    La duplicidad es justamente por lo de poder morir todos los días?

    • Johanna Marcela Rozo

      Es el hecho de dejar morir algo de nosotros cada día.

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Es cierto, de forma muy relativa se muere cada día al pensar que estamos cerrando un capítulo y acercándonos hacia el fin de nuestras vidas. Se muere cada día cuando nuestras acciones no son abrazos de bienvenida, sino tristes despedidas... Como dijo José Foillet, me permito parafrasearle: Se muere cada día de forma tan relativa que a veces pienso, después de esta vida no está la muerte, está una nueva esperanza de continuar con mejor vida... https://www.youtube.com/watch?v=Ln8Dy8n-5Vw



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.