beirre

Apretando mi soga


El viento provoca raspando la herida,
es el tacto el que sangre mendiga,
pensaba que el cielo se caía.

Cantaba la mañana y es ciega;
negro apresurado, malherida
veneno quemándome las arterias
susto emergente en la garganta
con un nudo entre mis vértebras.

Mi luz parpadeando casi apagada,
tímidamente rodeandome tinieblas
ofuscada en mi mente se haya;
es inútil reducirlo todo a nada.

Comentarios1

  • Anton C. Faya

    No querer blancos rodando
    en planta movible.
    No querer voces robando
    semillosas arqueada aéreas.
    No querer vivir mil oxígenos
    nimias cruzadas al cielo.
    No querer trasladar mi curva
    sin encerar la hoja actual.
    No querer vencer al imán
    la alpargata se deshilacha.
    No querer tocar abstractos
    llegar a mi último pelo marrón.
    No querer vencer colas blandas
    los árboles sitúan las hojas.
    No querer traer sin caos
    portátiles vocablos.

    Sigue volando Dama Invierno...
    A.Pizarnik...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.