ROYH

Sin Faltas Ortográficas



I PARTE

Sin faltas ortográficas mi escaso lenguaje
se adentra denuevo en las entrañas de la noche,
buscando la pieza clave antes de las doce;
antes que cante el gallo, antes de que este solloce,
buscando la euforia de los intrépidos signos que relatan mi historia.

Sin faltas ortográficas me pide la pagina que plasme las memorias,
del niño dichoso y de viejo insolente, tal vez descabellado,
mas feliz que sinvergüenza en busca de gloria.
Sin faltas ortográficas la lucidez de mis neuronas, evocan las noches oscuras
de mis infancias febriles, rebasas de amores, en las piedras de mi abuela,
con mi padre y mi madre en sus siembras, henchidos de yerbas.

Sin faltas ortográficas, los conos de mi retina, dibujan los campos de lluvia,
el trino de las aves y los huertos, donde alimentose mis consonantes.
las charlas a medio día, los cabildos abiertos, los parlares eternos,
las voces de los ciervos, las luces de los astros, los abrazos sinceros.
sin faltas ortográficas, me ha pedido el poeta que enlace el boceto.

Sin faltas ortográficas, la pubertad vacía crecía como las fisiologías caminan,
y tal vez taciturnos los primeros lances llegaban al cronómetro del pecho,
soledades largas y días hambrientos a veces lejos de madre, en mi propio universo,
lejos del padre , que al sacrificio del todo debía conseguir alimento,
sin faltas ortográficas iba creciendo.

II PARTE

Sin faltas ortográficas empezaba a dibujar los números en el colegio,
y escribía los fetales poemas en las primeras hojas de mi cuaderno,
Las angustias viejas en corazones austeros, miraban de la otra esquina.
miraban como crece la semilla, sin parlar con nadie, cantándole al silencio..
cantábale escribiendo.

Luego sin faltas ortográficas, aprendía a caminar derecho,
en menos de media luz, ya tenia doce ya tenia trece y hasta catorce años y medio,
tenía que salir, buscar otros senderos, viajar hasta lo excelso, hasta lo casi profético.
sin faltas ortográficas escribía una línea mas de mi historia, a cual memoria pertenezco.


Ya pasaron muchos minutos, muchos años y tal vez nada pude haber hecho,
lleno de las artes y de los inmortales principios de los cuerpos,
solo me hice médico en mi tiempo libre, pero un poeta a tiempo completo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.