Alejandro

Que sea

Sea que la brisa roce la cara

o el viento ausente no se acuerde de mi,

mi velero avanze

a su ritmo,

con sus penas,

con su tardanza.


Sea que la música venga

o el silencio se apodere de mis manos,

desenvaine mi guitarra

-compañera de vida-

y me defienda de las cicatrices.


Sea que mis letras sean mudas

o sordas y pecadoras,

lleguen a las manos

de quien

no trate de entender

lo que estoy buscando.


Sea la noche

cuando no quiera el día,

sea uno a uno cada minuto,

cada calada,

cada suspiro.


Que la mancha de mis huellas

no sea imborrable,

y que aquel beso

no sea irrepetible.


Sea que dejemos de ser hombres

para ser más humanos

y no lavarnos las manos

con la sangre de quien nada ve.

Comentarios2

  • Layd

    nuevamente, amen
    genial, estos poemas que escribes, compañero, me llenan de energia.

    un gusto

    • Alejandro

      Muchas gracias mae, tiempo sin verlo, y le cambio el amen por salud! jaja.

    • elvira olivares

      EXCELENTE ALEJANDRO, LAMENTO NO HABERTE LEÍDO ANTES, CUENTO CON POCO TIEMPO.
      MUY ESPECIAL ESTE POEMA, ALECCIONADOR Y PROFUNDO.
      FELICITACIONES AMIGO.

      • Alejandro

        Gracias por tus palabras. No te preocupes, entiendo muy bien lo del tiempo, ya tampoco dispongo de mucho en ciertas ocasiones.
        Un abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.