Eremita

Al borde de la loire

Los arboles se adormecen con las caricias del viento

y el suspiro de los hombres,

La ciudad se calla para dar paso al eco estruendoso del rio,

 Atrás quedaron las aguas mansas, y las hojas de bronce.

El caos naciente de las aguas,

completa la enigmática calma que emana de la Loire.

En el cielo se juega una lucha entre el hoy y el mañana,

Y A  lo lejos se divisan dos seres enamorados

Que volando hacia el sol huyen del ayer.

 

Comentarios2

  • Adrian VeMo

    Te ha quedado bien y sobre todo: el cielo juega una lucha entre el hoy y el mañana.
    Qué manera de despedir el día.
    Saludos Joha

  • tbellido

    El amor y el tiempo no se conocen
    Por eso ama sin tiempsao solo con eternidad

    Muy pensativo y futurista tu sentimiento

    Saludos
    Toño

    • Eremita

      Un poco tarde pero gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.