Eduh Siqueiros

Escondida en un poema

Quiero pensar que sí me amas,

pensarlo le hace bien a mi alma,

crear la posibilidad de que aún puedo

descansar, con mi vitalidad, en tu ternura

me hace inundarme -igual que un niño-

de inmensa complacencia y felicidad.

Persistiré, pero lo haré en silencio,

si es que te molesta mi testarudez,

y que yo persevere, ya no te interesa,

debo entender que no hay gracia

en obstinarse y voy junto a mi congoja

a refugiarme asimilando tus desprecios.

¿Qué busque a otra mujer? No es opción

por ahora, porque vives entre mis sienes…

ahora que no soy quien le manda al corazón.

 

De ti, lo que quiero, tal vez no es mucho,

solamente un beso sublime, que exima

en el acto toda mi funesta deslealtad,

entre las aguas que me anegan combato

pero no hay exoneración con mis arrojos

y en las aguas mi alma angustiada solloza

por no tener el gozo de estar cerca de tus ojos

ni deleitarme en las llanuras de tu boca,

más solamente pienso en la osadía

de algún día, irrumpir en tu vida inquieta,

y robarte un beso. ¿Ves que no pido mucho?

 

Tu centro pasional esclavizado,

es la esencia de mis letras,

odorífero bálsamo de paisajes ojivales,

sicalipsis perfecta de nuestra sonoridad.

Eufonía en el concierto de un amor

eterno, en simbiosis de melodías

de tonos e intensidades análogas.

Dos almas arrebatadas al cielo

saboreando la eternidad

y que vuelven juntas a pisar el suelo.

 

Excelsa delectación...

por este inmerecido placer

de compartir contigo

esta condena que libera al alma,

una pena tan hermosa

que hace viable la catarsis

y que las dolencias sana

en la apoteosis de la exaltación.

Némesis que otorga deleite,

por el genuino estremecimiento,

que aún sin ser muy diestros

obliga a la expresión.

 

¡Sólo eres tú! Escondida en un poema,

excitando al verso ávido de arrobamiento,

eres una trova silenciosa, eres mujer,

eres la incitación al desliz, llama,

fuego que no consume pero quema,

eres la delicia que mi excitación encumbra,

eres la etérea presencia de mi lecho,

la tragicomedia de mis deseos vehementes,

eres numen de mis pensamientos,

y motivo de mis agitaciones efusivas,

eres caricia en los intensos vientos…

eres todo aunque así no lo presientes.

 

¡Oh! Imposible hacerte daño,

si tan fugaz permaneces,

tus breves destellos se eternizan

en mi alma, en cada efímero momento...

aunque transcurran mil, año tras año;

y mis ansias que por norma se irguen

quedan apaciguados y en calma...

¡No te haré daño, no te miento,

y tal vez eres tú quien a mi integridad feneces!

 

Envidiable ventura la tuya varón,

hombre de voz circundante con aureolas

de lentejuelas silenciosas que enamoran

a la dama cuyo centro serpenteante

se estremece sobre sus gamas coloridas.

Grande dicha, la que te extasía,

caballero valeroso de singular efusión,

de poder sumirte entre las olas

de su pampa en la que te envuelve y besa…

arrebatos en las que al cielo juntos se van,

serenidades en las que luego se vienen

y entre enajenamientos y retornos,

en un concierto de gimoteos ella te ama,

con su delicada serenidad, como ninguna;

y el inmenso universo parece pequeño,

porque sus sentidos fielmente te adoran,

inmersa en este amor inquietante,

en la que ella vuelve en sí bajo la luna

y su dueño eres aún en un sueño.

 

Amar con el alma, amor sublime,

amor envestido de suma potestad,

amor inefable, que sólo es descifrable

entre las dos almas predestinadas,

complemento inseparable,

de dos almas fusionadas.

Lastre por lastre, la senda se dirime,

sien miedo a nada rumbo a la eternidad.

 

Idilio de besos bautizados en el néctar,

resueltamente amando entre los nimbos,

conectados en la mirada que proyecta

fulguraciones desde los ojos pulcros;

frescales con el céfiro rozando la dermis

abrazados percibiendo al odorífico soto,

forjando en la mente una silueta fiel,

símil a un semblante que no es ignoto.

Comentarios4

  • O-Poemas🍷

    Fantásticamente Hermoso ¿ Cómo haces para escribir así? Demasiado bello.
    Abracitos 😙🤗

  • María C 🍷

    Tienes el arte poético, circulando por tus venas .
    Saludos

  • Hugo Emilio Ocanto

    Bello, hermano.
    Saludos, poeta.

  • Manuel Antonio Guzman

    Sentimiento que no es extraño, mas bien concebido en la igualdad del éxtasis. Hermoso escrito Eduh. Mis saludos para ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.