V

Tiempo

Sólo alcanzó a oír el grito desgarrador que conmovió sus entrañas. Subió rápido y se encontró con el cuerpo inerte. De golpe buscó en la calle una respuesta y corrió tanto que se le secó el entendimiento. Luego, sin recordar por qué, lloró mientras intentaba saber quién era. Descubrió que la ignorancia es perfecta cuando se combate contra ella y pierde. Supo también que la única forma de recuperar lo perdido era olvidarse de ello. Así, caminó de nuevo a casa. Subió tranquilo las escaleras y aunque el cuerpo ya no estaba, no le importó. Tomó la última esperanza que tenía y la arrojó tan lejos que creyó no recuperarla. Cerró los ojos y sonrió. Su sonrisa no se desvaneció porque volvió a ser lo que realmente era, lo que jamás había sido.

Comentarios3

  • Mario Alberto Portillo Lopez

    ¡TU SERVIDOR NORMALMENTE NO CALIFICA NI OPINA HACERCA DE LOS POEMAS, POR QUE NO ES UN CRITICO DE ARTE NI NADA PARECIDO,SIMPLEMENTE TIENEN ALGO QUE ME GUSTA Y ¡ME GUSTO TU POEMA!

  • Gerson E. A. Arenivar

    Vaya, qué buena pieza!!! Felicidades. Me cautivo desde la primera palabra hasta la última.

  • johlotuc

    felicitaciones¡¡¡



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.