Mauro Enrique Lopez Z.

Tú distancia y la mía

De tu casa a la mía sólo dos
cuadras había, yo te envitaba y tú
como buscabas escusas o te hacías
la desentendida, como sufría por
tú ausencia, ahora la pena es
alegría, vienes a mí a que te ame, es
tarde porque tengo una que tan
sólo le digo: estoy un poco enfermo!,
acude sea en la noche o en el día, sin
escusas como tú lo hacías, no seas
necia que no supistes valorar mi
amor sincero, ahora sufre las
consecuencias, y dices que yo
soy el culpable de tu melancolía.

Comentarios1

  • Jorge Horacio Richino

    Se le han dado vuelta las cosas a esa mujer y me parece que bien merecido lo tiene!!
    Me encantó tu poema, Mauro!
    Un fuerte abrazo!!!

    • Mauro Enrique Lopez Z.

      Jorge solo se que no ahí que rogar un amor rogando no se lo hace con gusto entre los dos un placer y honor tener su comentario y por pasar en mis letras saludo y abrazo de amistad para ti



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.