angelwanda

PARODIO

Llego tarde a su funeral,

nunca supo ser el muerto, 

y en su última cena pidió, 

una sopa de huesos. 

Sin que nadie supiese, 

en sombras siguió viviendo,

buscaba su amor de días

y de noche sembraba besos.

Encontraron su tumba abierta,

una tarde gris de Agosto,

con flores radiantes y frescas,

un escrito que decía...

¡Ahora vuelvo!

 

Comentarios3

  • Yajaira Vargas

    Me gusto mucho tiene un toque gracioso tu cuento, no pude evitar reír al imaginar La escena. Que travieso este difunto !

    Saludos con especial cariño

    • angelwanda

      Gracias por leerme y dejar tu notita, Yajaira!
      Saludos, Angelwanda

    • Aqua marina

      Gracias por la sonrisa, un gusto leerles. Saludos!

      • angelwanda

        Un placer el verte por aquí, saludos!

      • Jorge Horacio Richino

        Era un muerto muy vivaracho!!
        Simpático el poema!
        Me encantó y me alegró!
        Un abrazo!!!

        • angelwanda

          ¡Vivaracho en su naximo!
          ¡Saludos Jorge!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.