Margarita García Alonso

La antiquísima sabiduría de sobrevivir

transparenta a Santa Catalina

quien grita

no merezco escuchar música,

no merezco mirada

 

mi mano clava

el puño sin esperanza,

y el puño quiebra

el gozne de la puerta

 

apenas respiro, como si viniese

de descender escaleras

 

interminables escaleras

de madera sagrada

que son, cada día, lo son menos

                                                                             en el subterráneo fetidez                                                                                                                                                                                                                 

en cualquier lugar esconden

pestilentes cajas de gato,

 

en el fondo

-sin creencia particular-

mis propias cucarachas

mordisquean el pie

de Santa Catalina.

 

No merezco una hora

pero tomadme,

tomadme mansa.

 

 DEL CUADERNO Zupia, 2016

Editions Hoy no he visto el paraíso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.