Jhon Deivy Torres Vidal

HUESOS RENDIDOS

Partido y viejo, con la edad cayendo

por la cuesta empinada de sus años,

avanza tropezando aquel extraño,

foránea alma que cruzó rehuyendo.

 

En sus talones lleva de otros suelos

los climas y rasguños, es huraño

desde el cabello hasta sus tristes paños

cuando avanza arqueando lomo y cuello.

 

Paró en la esquina. Desmayó vencido

por el tirante agobio de su peso.

Con desconcierto todos han corrido

 

Y están rodeando sus rendidos huesos.

Aquel anciano en su longevo exilio

ha deseado morirse a su regreso.

 

 

 

 

Comentarios2

  • Rosita de Mendoza

    Preciosísimos versos. Me han encantado y emocionado. Un cordial saludo

  • YA SABES QUIÉN...

    Es poesía de la fina
    de las que encierran los misterios
    de la vida.

    Un placer leerte.

    HECTOR ADOLFO

    México

    • Jhon Deivy Torres Vidal

      Gracias. El placer es para mí. Me honra su tiempo y comentario.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.