Alberto Escobar

Locura de sirenas

 

Aquí, ahora, no somos más
que tres: mi pensamiento,
el silencio y yo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Se me rompe el ruido, las arterias
dentro me tiemblan.
Sirenas, metrallas, a cientos
discuten con el vecino,
con el párroco, con el clérigo, con
el tísico, con el barbero, no miento.
Los dobles cristales no dan a basto,
de mi ventana dimite el pestillo,
innecesario se despide calle abajo.
Ojopatio de mi infancia, murmullos
de pájaros que en los cordeles descansan,
ropa que destella jabón verde, quejas
de lo cara que está la cesta, los niños,
qué cansancio de vida, esto era Facebook
cuando apenas levantaba dos cuartas.
Cláxones, tambores de verbena, garganta
que se quiebra, requiebros que se pierden
en el viento, migrañas percutiendo la cabeza,
todo esto no vale un silencio, silente almena
que de flechas vive, que asedia la torre que
más pesa, que sin ruido el alma tiembla...
Sí señores míos, la ausencia sonora es reina
de corazones por ser el ruido su lacayo, su
escudero y marido, santo y seña de tabernas,
sin ruido, sí, sin ruido se derruye el tímpano
de las iglesias, hasta el feligrés desespera.
En la sima de la poiesis me acurruco, entre
estrechos desfiladeros desfilo letra a letra,
cada paso polvo desprende hacia la nada
cierta que me acongoja el talón, abajo solo
acierto a un río delgado, sordo, silencioso.
De hito en hito me lo quedo mirando para
que me devuelva los versos que me niega.
Sigo camino a pie enjuto, no sea que me
caiga y la musa se me quede ciega.
Paciente espero juntando letras hasta
que aparezca Clío con sus madejas,
y me muestre su llave maestra.

Si callase el ruido habría más poesía...
y menos fiesta.

Comentarios3

  • Samantha Sanz

    Sigo camino a pie enjuto, no sea que me
    caiga y la musa se me quede ciega.
    Paciente espero juntando letras hasta
    que aparezca Clío con sus madejas,
    y me muestre su llave maestra.

    Bello e interesante.

    Un saludo mi querido Albertin.

    Sami.

    • Alberto Escobar

      Me alegro de que esos versos te hayan gustado. Un saludo, también querida Sami.

    • RIMUZ

      Por el camino se van encontrando lluvias de palabras, lo importante es moldearlas.

      Te leo

      • Alberto Escobar

        Gracias por tu visita y lectura. Saludos.

      • Ana Maria Germanas

        Hola mi querido Alberto, como representaste al ruido !!,
        Que nos invade ,ensordece y aletarga.-
        Tal vez necesitamos concentrarno en ese rio silencioso,al que tu te referiste...
        Toda vez que la poesia nace de un silencio en calma.-
        Verte discurrir,con tu poesia a cuestas, es admirable.-
        Me encanto leerte.-
        Un abrazo grande.-

        • Alberto Escobar

          He intentado ser ese río al fondo, ese río que da al mar, como expresaba admirablemente la estrella poética referente de Jorge Manrique.
          Siempre alegre con tu presencia en esta revuelta virtual de una calle cualquiera.
          Los abrazos para ti Ana.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.