andrea barbaranelli

Miedo

Nos quedamos aniquilados frente

al juego de colores:

rojo y añil y negro;

nos paralizaron los ojos

avizores del cobra:

un intercambio

de miradas oblicuas

malignas

entre él y nuestro espanto.

Restalló luego el chorro

de venenosa saliva,

de golpe.

Nos quedamos inmóviles

jugando

con el rojo y el negro y el añil

componiendo

un paisaje de diurna tiniebla,

de oscuridad con reflejos,

de sol en eclipse,

hasta desencovar

el cobra agazapado

el cobra

inmóvil

fósil

en relieve

en la roca.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.