Ignacio Hernández Montero

Salud

Ni siquiera en tu presencia,

Me dejé de sentir solo,

Ni siquiera entre mis brazos,

Te pude recordar.

 

Mientras el dolor se añeja,

En barriles de recuerdos,

El palique le oculta,

de los transeúntes más sedientos.


Salud, Otra vez.

Comentarios1

  • Luis Estable

    Tengo un poco de dificultad con el manejo de algunas frases en esta poema. Veremos.
    Las dos primeras lineas se entienden. Uno puede estar solo aun en la presencia de alquien. Pero lo que sigue y finaliza en te pude recordar deja muchas cosas por decir y estas dos linias soportan mejora.
    Ahora bien, la ultima estrafa contiene palabras que se pudiesen entroducir entres unas mas complementarias para llevar el pensamineto poetico a un nivel mas amigable en el sentido de interpretacion. Palabras como palique y transeunte en un modo impersonal confuden el objetivo de clarificacion poetica y no condusen a el poema a ser un exito de comunicasion.
    Pudiese decir mas pero tomaria mucho espacio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.