Alberto Escobar

Insinúame

 

Sin silencio no hay arte.
El arte se nutre del silencio
como la abeja de una gota
de rocío.

 

 

 

 

 

 

 


El reloj en su campanario
me echó escaleras abajo como
escorrentía que contesta a la
tormenta.
Salté el dintel de la casapuerta
para fichar mis huellas sobre la
acera caliente, rayaba el verano
entre los chopos.
En silencio, mochila al dorso,
emprendí un camino que ya es
cristal de tan trillado.
Alcé la vista hacia la verdina de
la fachada contigua, una ventana
se llenó sobre su alféizar.
Frené en seco, un resplandor
detuvo la inercia de la marcha
hasta deslumbrarme.
Miró hacia abajo, advirtió mi
presencia, sostuvo la mirada
en silencio...
Ella, el mundo y yo bañados en
un silencio sepulcral.
Toda la Poesía que cabía en los libros
brotó de nuestros ojos.
Silencio...
Cada silente pregunta fue paloma
que se posara en sus labios, a contrario
sensu, la respuesta era mensaje en
su pico que alcanzara mi mano.
Pasó de esta guisa toda una vida
que se resumiera engastada en una
perla de escasos minutos.
Bajé la mirada al camino.
Seguí a ninguna parte.
Ella recogió su mirada al mismo
tiempo, hacia la penumbra de un
adiós que no fue pronunciado.

Fue el primero, el último balcón
que se llenara de semejante Poesía.

Comentarios3

  • Samantha Sanz

    Es cierto, el arte necesita del silencio para que sea solo el el que se exprese y resurja con toda libertad.

    Un gusto leerte Alberto.

    Sami.

    • Alberto Escobar

      El silencio es necesario para dar espacio al lector. El poema se construye al final en la mente de quien lo lee. Quien se digna escribir lanza tan solo una semilla al surco de la fantasía.

      Gracias por tu visita. Un abrazo Sami.

    • anbel

      Me ha encantado.
      Me recuerda a algo que publiqué hace tiempo... "Relato:Incertidumbre"
      Un abrazo y buen inicio de semana.

      • Alberto Escobar

        Otro para ti cumpleañera. Me encanta que te encante y atenderé la sugerencia que sin querer has lanzado a las ondas.
        Igual te deseo Anbel.

      • gravido

        Ha sido toda una experiencia observar esta calidad narrativa tan poética y nada prosaica, compañero. Me rindo plenamente a esta gran maestría con que deleitas mis sentidos.
        Un abrazo.

        • Alberto Escobar

          Gracias por tu irruptiva visita, porque he comprobado tu presencia en otro poema, y celebro tu generosidad en los adjetivos. Te animo a que compenses tus halagos, si así lo piensas, con críticas que me enriquezcan.
          Un abrazo Grávido hermano.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.