Patricia A. L.

IRREVERSIBLE DAÑO



 Reconoceré mis pecados
entre papeles tristes, viejos,
añiles...

y escritos
susurrados en el Aire,
y en el transparente Viento
que me mece sin soles y extrañado…

Seré firme bronce oxidado 
por las cuerdas metálicas,
de aquella arpa antigua y dorada…

y por las de aquella misteriosa lira,

que envolvía en angélica melodía
el lazo inmortal

que yo creía que nos unía,

por y para Siempre...

(lo habías jurado)

Seré Némesis y Fuego ardiente.

Carbones desquiciados, 
que no puedan sofocarse…

Y Aire en la certidumbre gris
del polvo ennegrecido 
en que te escondes,

cobarde,
fatal y contrito…
( no creeré ya en tus promesas vanas)

Seré agua hirviente y salada que 
se disuelva y empañe en las lágrimas secas o
gélidas 
de tus ya extraños,

y siempre abstraídos ojos…

Y seguiré indagando
eternamente 
como fugaz forastera
de todos los astros,

la extraña esencia 
de tu desvanecido Ser
que me ha hecho impiadoso,

un irreversible daño.

Patricia Aznar Laffont

(versión corregida)

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.