Mario Cid

Luna de mi juventud

Solía entenderme con la luna
no es que fuéramos grandes amigos
tan sólo nos entendíamos.

La luna entendía lo enamorado
que estaba de la linda jovencita
a la cual le dedicaba cien miradas
y un acorde de sonrisa ilusionada
que ella nunca recibía.

Yo entendía que el silencio de la luna
significaba un reproche por cada mirada
que había dedicado a la linda jovencita
que a su vez dedicaba cien miradas
a un apuesto muchacho que no era yo
y cuyo acorde de sonrisa
era siempre bienvenido
en los labios de ella.




Mario Cid

Comentarios3

  • Pepe Estrada

    Cuántos casos como estos se darán así? tremendos versos, le felicito.



    Pepe*

    • Mario Cid

      Gracias Pepe, un poema que escribí a partir de un desamor universitario, buenos tiempos...

      Saludos afectuosos.

    • Amalia Lateano

      Esta vez sí que me quedé con alborozo con tu obra y aplaudí
      durante todo el camino, en imaginación y agradable arrobamiento.
      Cuando me alegra y me conmueve con cada palabra
      como un territorio y existencia cierta, se valora el texto.
      Eso experimente.
      Besos.
      Saludos infinitos.

      • Mario Cid

        Tus palabras me dan mucha alegría, Amalia.

        Gracias por leerme.
        Saludos enormes para ti.

      • alicia perez hernandez

        UNA CONSTELACIÓN DE ESTRELLAS A TUS BELLOS VERSOS...
        ABRAZOS Y SALUDOS POETA

        • Mario Cid

          Te mando un afectuoso saludo Alicia! Gracias por leer.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.