Vicente Martín Martín

Qué difícil resulta decir lo que uno siente

Qué difícil resulta decir lo que uno siente

cuando no siente nada

y es la noche

la claridad más próxima,

qué difícil hablar si enfrente tuyo sólo encuentras estatuas

y hay estancias

del tamaño de un pájaro.

La mitad de la vida se nos pasa

velando el corazón entre rameras y músicos, la otra

espantando a los perros que ladran cuando pasa

por la calle un leproso,

casi siempre

ebrios de oscuridad, sobreviviendo

de mentiras y endivias en salsa roquefort.

Los mendigos de Esmirna fueron más previsores y se hicieron agnósticos,

de esa forma

consiguieron  robar a los artistas famosos que emulaban

la igualdad de los sexos y dormir

bajo cielos de iguanas en Bizancio,

nosotros, sin embargo,

aunque nunca sufrimos la amenaza de un rey apocalíptico,

tuvimos que exiliarnos, escondernos de Sila y pernoctar

a la luz de un candil en pleno invierno.

De aquella juventud, hoy estos barros:

quienes fuimos discípulos de Heidegger pretendemos

convencer al psiquiatra de que el loco

es aquel que bosteza cuando alguien  pregunta

por la tabla periódica.

Comentarios3

  • Lena

    Pinceladas de pensamientos que no se dejan atrapar por medio de metáforas escurridizas, que no dejan contemplar el fondo, tratando de dar una quietud que no existe.
    Grandiosos versos con figuras , que sobresalen del verso natural, al que estamos acostumbrados
    Felicitaciones, gracias por compartirlo.
    Saludos
    Lena

  • KALITA_007

    GRNADIOSO!!!!!!!!!!!!!! POETA SI LE PONGO MÁS...............DAÑO EL COMENTARIO ESPECTACULAR...
    BESOS MIL

  • SANTAPAU



    Qué difícil resulta decir lo que uno siente

    cuando no siente nada

    y es la noche

    la claridad más próxima,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.