Jorge Aimar Francese Hardaick

TU NOMBRE

TU NOMBRE

 Se adormecía el sol

sobre la brizna del horizonte

regando de sangre el cielo.

 

Te marchaste, sin un adiós,

con tus ojos cargados de sales

y no me atreví a detenerte,

 

dejé a mi alma con su pena,

y a mi corazón sufrir

ésta vil condena.

 

Hoy, oigo en el trinar de las aves

el eco melifluo

de nuestra lejanía y,

 

busco, bajo de cada piedra…

tu nombre;

para resucitarlo junto al mío.

 

 Jorge Aimar Francese Hardaick

Argentina

Comentarios3

  • ANGEL L

    Muy bueno... La primera estrofa desarranco inspiración....

    Gracias por compartir...

  • efraguza123

    Dios quiera que halles esa piedra que buscas y que parece ser la de la felicidad. Feliz día.

    • Jorge Aimar Francese Hardaick

      Gracias por vuestro grato comentario y cálida compañía, estimado "efraguza123". Un respetuoso saludo.

    • sinmi

      Muy bueno, inspira melancolía... Saludos poéticos.

      • Jorge Aimar Francese Hardaick

        ¡Qué palabra!, estimada "sinmi"... qué palabra MELANCOLÍA... importante fuente de inspiración para el poeta. Gracias por tu amable compañía y tu grato comentario. Recibe un cálido y cordial saludo desde mi querida Argentina.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.