Eduardo A De Nobrega F

Café con Sal

 

Esteril, surcido, desmedido
Que se apague al corto latido
Manchado, Fragil, escurridizo
Antes que el amor reclame lo que aqui no se le ha perdido.

 

Ante promesas rotas
Mejor campanas huecas, cornucopia vacía.
De gala con puñal innoble y corazon florido
Tejiendo la conjetura pobre
Café con sal al arlequín esquivo
De la ruleta rusa del llano en llamas
Y de las mil y una noches a la deriva.

 

El fulgor es susceptible a la recurrencia
Se reserva a la reincidencia y al desvarío
Contra lo Apócrifo, lo famélico, lo desabrido
La sangre del labio emana rompiendo el infame contrato del hastío.

Comentarios1

  • Calixtheo

    Solo el titulo ya me gusta.

    • Eduardo A De Nobrega F

      Gracias por tomar el tiempo para leer el resto, espero que tambien sea de su agrado

      • Calixtheo

        Por supuesto que lo he leído, y me gustó,
        Un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.