Jair Sierra

Aberrantes relaciones.

Vienen a mí,

aquellos momentos

en que era feliz,

en que era sin fin un libre andante.

Pero, corren de mi

aquellos pretextos

que como aprendiz

viven en este mundo abrumante.

Y así, no por mí,

Huyen como mamertos

Los individuos, que sin raíz

se agarran de mí y no como acariciante.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un preciado bello y gratificante poema estimado amigo
    Un placer visitar tus letras.
    Un abrazo de amistad.
    El Hombre de la Rosa

    • Jair Sierra

      Gracias -Hombre de la Rosa-, será muy genial que en mi letras encuentre el placer que le llena.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.