Martha Lucía González Uribe

Lenta agonía. (En Madrid a 6 de diciembre de 2.018.) Borrador

"Nada es eterno jamás"

Cada día muero un poco más.

Cada día me duele el alma, el corazón

Cada milímetro de mi piel

Todo mi vientre, mis intestinos

el estómago, la cabeza, los oídos

los ojos.

Las manos y los pies:

cada dedo...

Las rodillas, los hombros

los costados.

Mi columna vertebral entera,

mis huesos van muriendo 

uno por uno...

La boca vacía con su lengua, paladar y

cicatrices de incontables cirugías.

El cerebelo, el cerebro, la sustancia gris,

todas las circunvoluciones van borrándose...

Al final:

¿Qué me queda?

NADA 

Ver métrica de este poema

Comentarios6

  • Martha Lucía González Uribe

    Hoy 20 de mayo de 2.019. Me ratifico en que la indispensable salud, cada día se aleja más de mí, cada día me enfrento a nuevas pérdidas en ella, y, en lo económico y, en lo social. Están por salir las ayudas de LA LEY DE DEPENDENCIA. También he tramitado todos los requisitos para la Nueva Determinación del Grado de Discapacidad. Me falta, volver a activar los documentos de FAMMA, porque a pesar de que empecé a solicitar el arreglo del portal 10 A del Paseo de los Olmos, en Madrid 28005, desde 2.003, NI EL ADMINISTRADOR DE LA FINCA, LOS PRESIDENTES DE LA COMUNIDAD QUE HAN IDO PASANDO, NI MIS VECINOS DE TODOS LOS PISOS (Salvo unos pocos que hace 7 años firmaron la petición), NO han hecho la obra para que el portal sea accesible. Quieren comprar sofá y espejos para el portal No se dan cuenta de que la mayoría son tan mayores como yo. Muchos discapacitados y enfermos. Ya han muerto como 15 vecinos de los iniciales. Acaban de ingresar en una residencia a una gran dama, porque ya no se vale físicamente por sí misma. Soy, somos varias víctimas de la omnipotencia, vanidad y tacañería de los que dicen NO, a La Ley de Accesibilidad Universal. Ojalá lo alcance a ver... Firma: Martha Lucía González Uribe. Continúo, la mesa del portero Jesús, está muy vieja y en mal estado, le dieron una silla de plástico, en la que puede sentarse un niño, no él. Le toca sacar un sillón de su casa. El cubre radiador de la entrada, era bonito de madera con su rejilla dorada, se rompió y cayó al suelo, hace varios años, sigue sin REPONER. Y los gastos de comunidad son enormes: pago entre 320 euros y 350 euros cada mes. Más las derramas extraordinarias. Agua Caliente, agua fría, gas, electricidad, alguna nota más que cobra el administrador... Pago cerca de 480 euros al mes!!! Es un escándalo y no tengo el trato que merezco por ser mayor y discapacitada ya cerca de 95 por ciento. NADA DE ESTO ES POÉTICO, más bien se acerca al TÁNATOS, a la muerte...

  • Martha Lucía González Uribe

    Hoy 7 de julio de 2.019, prosigo, del 20 mayo pasado, no he hecho sino empeorar, no tengo prácticamente saliva por una necesaria medicación para mi vejiga, desde las operaciones de las Vías Digestivas: Intestino grueso y delgado, colon y todo lo demás. Me ha quedado incontinencia de anal y uretral, es muy humillante eso. Ya me lo van tratando y voy mejor, lentamente. Sigo con los problemas cutáneos: el pecho, garganta, debajo de cada seno, el cuello, detrás de las orejas. Todo esto más: unas toses feroces con esputos sanguinolentos, las vías respiratorias además de secas, cerradas. Me encuentran un enfisema pulmonar y del Aparato Digestivo, cuya cirugía fue un éxito, de toser tanto se me abrió una Fisura Rectal. DIficultades enormes para respirar, masticar, tragar, digerir. SIENTO un gran agotamiento... El calor sube más, sigo sin los toldos y sin aire acondicionado. Nada de esto es poético: es mi realidad actual.
    Añado el maltrato que me dio la Dra. Especialista en Glaucoma, con los dolores que tengo en toda la cara, los maxilares, los ojos. Me agarró con brusquedad el mentón haciendo fuera terrible en el lado izquierdo, tanto que grité y le retiré su mano. Seguía: me anestesió los dos ojos, cuyas pupilas me habían dilatado hacía media hora, dos Oftalmólogas, muy buenas y delicadas. Ella siguió con su brusquedad, al tiempo que hablaba por el teléfono. Tomé fuerzas y dije: alto, usted no me hace nada más, no me vuelva a tocar. Me ha hecho mucho daño. Se nota que no leyó mi historia Clínica, si lo hubiera hecho, sabría cómo tratarme... Me levanté como pude, le dije: yo escribo y, mucho a la Fundación Jiménez Díaz, La Concepción. A la encargada de la Atención al Paciente de toda España, Sra. de Villavicencio. Le narraré punto por punto, desde el recibimiento que me hizo, a los gritos y, diciendo que ya no me atendía porque me había pasado la hora. Le dije, sus colegas doctoras Oftalmologas, me atendieron muy bien: primero me echaron unas gotitas como limpiando y lubricando los ojos o hidratándolos, no sé bien, lo que se, es que me sentó muy bien. Luego me los dilataron y, me sacaron y ayudaron a sentar en otra sala. No veía nada. Cuando oí una voz fuerte de mujer que me llamaba de muy lejos . Pedí ayuda y, una pareja que estaba cerca, me llevó hasta la puerta. Cómo sienta de bien que la gente sea atenta... Eso ocurrió el lunes 27 de mayo. Ya por fin, no tengo pesadillas con ella. Por supuesto, pedí que la cambiaran por otra especialista en Glaucoma. Ya tengo las citas para: La Campimetría y para la especialista en Glaucoma. NADIE DEBERÍA MALTRATAR A OTRO SER VIVO. Sigo: débil el cuerpo, el alma y mi psiquismo: fuertes, sensibles, al tiempo que acorados para protegerme.

  • Martha Lucía González Uribe

    NO ACORADOS SINO ACORAZADOS PARA PROTEGERME. DiSCULPENME. Gracias: Martha Lucía González Uribe

  • Martha Lucía González Uribe

    Ahora, ya en abril, 2.020: Jesús el portero, se está portando, no mal, pésimo conmigo. Me ha dejado de recoger la basura 3 veces. Me toca, asomarme a la escalera y llamarle. Para mi sorpresa, baja la escalera. Viene con una máscara enorme, guantes como los de jardinería. Me dice que me retire que él las cojera...


  • Martha Lucía González Uribe

  • Martha Lucía González Uribe

    " El cuerpo, el alma, mi ser entero: acorazados para protegerme."

    • Martha Lucía González Uribe

      Ya estamos en el 2.021. Sigo sufriendo para: comer, comprar, peinarme, ir al baño. Agosto 14. Estoy con mi Kiko. Como algo, me cuesta... Y, no es falta de apetito, los dolores de la boca, el cuello, el estómago, los ojos, perdí el derecho y, el otro, me está fallando. Tengo el alma en paz. Dios me ama, prueba mi paciencia, cada día y, eso me fortalece más... Hoy le pido que me ayude con las pérdidas tenidas, desde hace 3 días. Amén. Gracias Dios mío: Martha Lucía y Kiko. Gracias porque, me diste el Don de la paciencia, la ternura, la bondad y, ahora, tengo que fortalecerme, para seguir luchando y amando. Para poder amar a mis compañeros en el camino de la vida. M.L.G.U.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.