Joseponce1978

Otoño

 

Cuando entran los días en contracción,

haciendo caer al sol de la cumbre,

el suelo ejerce en la frondosa herrumbre

su irresistible poder de atracción.

 

El año cierra despacio el telón

para no enquistarse en la costumbre,

y el poeta, pleno de incertidumbre,

se sume en la guarida del dragón

 

para no observar con melancolía

como el mirlo nacido en primavera,

al verse con su hogar desmantelado,

 

posa en una rama desnuda y fría

mientras no consigue hallar la manera

de pernoctar en un perenne estado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.