argantonio

Patio del museo

Parecen los mismos trinos

los mismos arrullos

el mismo siléncio abajo

la misma algarabía

en los tejados.

 

Dejaron hace tiempo

de oírse los rezos,

los cipreses siguen

apuntando al cielo

los mirlos se hacen

los dueños del suelo.

 

Tirso se inspiró para

el Burlador de Sevilla

aquí dentro.

 

El mirlo llena el claustro

con su canto despierto

y el ciprés es generoso

refugio para los músicos

      del silencio.

 

Comentarios1

  • argantonio

    Gallego Rey, amigo yo me arrancaba a cantar de repente si algo me emocionaba, ahora me consuelo escuchando el cante flamenco que emite una emisora que se llama Flamenco Radio que es una bendición. Disfrutar del Flamenco es un privilegio al alcance de todos, ricos y pobres mujeres y hombres. Un fuerte abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.