Jesus de los Angeles Valdivieso Alarcon

Guerra de corazones

Y tanto amor que existe

En la paciencia que persiste,

Una guerra de corazones

En la que no se conocen ganadores.

 

Solo gana la imprudencia,

lastimando las heridas

Y cuando se toma conciencia;

La solución está perdida.

 

Pero el amor no se termina,

Por el contrario más fuerte se torna

Y cuando lo peor culmina,

La alegria otra vez retorna.

 

El perdon tiene la llave

Reconocer las culpas son la clave;

Una relación no es perfecta

Pero el amor todo lo acepta...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.