Verano Brisas

POTAJE DEL SOLITARIO


AVISO DE AUSENCIA DE Verano Brisas
Ninguna


Una mezcla de pasión, marinería y socialismo,

junto a epicúreos placeres cotidianos,

me condujo al paraíso de los solitarios

donde vivo, entre los páramos de la memoria

y los valles ardientes del olvido.

 

Sobre mi barca, repleta de posibilidades,

zarpé seguro por la mar bravía

para escapar de la canalla y su bullicio.

 

Bajo cielos de aire fresco, y más serenos,

hoy aspiran, distendidos, mis pulmones

la energía de la vida y del amor.

 

Los años me dieron el silencio,

la paz interior, la dulce estancia:

Adiós guerras, competencias, egoísmos;

bienvenida la muerte cuando llegue.

 

Sabiendo que la nada es inefable,

sostengo, sin embargo,

que somos nada venidos de la nada

y es bueno retornar a ella,

donde nada pertenece a nada

y nada perturba nuestro sueño

con sus trotes oscuros y torcidos.

Comentarios3

  • Luis E. Calderon Romero

    Hermoso poema, maestro ¡Y ese juego de palabras al final! toda una filosofía en el mensaje.

    • Verano Brisas

      Muchas gracias Luis. Tú siempre amable y generoso.
      Recibe un cordial saludo.

    • Alek Hine

      Me quedo con esa nihilidad expresada en la última estrofa, muy a pesar del humano deseo. Saludos.

      • Verano Brisas

        Gracias Ale por tus palabras.
        Recibe un cordial saludo.

      • Hugo Emilio Ocanto

        Excelencia de principio a fin, poeta.
        Felicitaciones.
        Mi saludo, mi amistad.

        • Verano Brisas

          Gracias Emilio por tus opiniones.
          Recibe un cordial saludo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.