Jhon Deivy Torres Vidal

MAÑANA CALLARÁN TODAS TUS VENAS

Ay, el espeluznante grito en tu camastro

Dejó parado al miedo -sueño sordo-

La cicatriz del grito no ha cerrado

En tu pijama ósea y huesos rotos.

 

La caída imparable de tu trono

Anuncia heridas anchas y desgajo.

Acuarelas reinaban en tu rostro

Donde ahora el pincel seca sus callos.

 

¡Qué pena inverosímil te recorre

El glauco corazón, puño entre grietas!

Grita a tus anchas en tu pecho insomne

 

Que hoy dormirá tu sangre, grita y sueña...

Mañana olvidarás hasta tu nombre,

Mañana callarán todas tus venas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.