Lluvia Briseida

Esa mujer

Otra vez esa mujer en el espejo...

sus labios delgados, torcidos y tristes,

rítmicos al lóbulo de su nariz pequeña

—roja y sensible—,

oculta entre estos y sus puntitos negros.

Su piel desértica y tan flácida

deambula con ella y sus pasos hostiles,

marchita como la rosa olvidada

y carroña para las hienas y buitres.

El retraído empañe de sus mustios ojos

hace juego con las pletóricas cicatrices,

talladas desde la pelvis a sus hombros

—invisibles.

Mortal a los años que abren heridas,

avoca fuerzas para su decrete inasible,

las noches la esgrimen entre pesadillas

inquisidoras, agobiantes e insostenibles.

 

Hastiada. Cobarde. Muere.

 

----

Autor: Lluvia B. Espinoza Morales



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.