argantonio

Sin risas ni llantos

Hoy sé de donde soy

mañana no sabré donde estoy

ni el sol será como era

en los parajes olvidados

donde habitan los pájaros,

las torres sin campanas

seguirán calladas sobre

el caserío blanco.

 

Esas viviendas donde nadie vive

son solo memoria, allí no hay

ni fiestas, ni llantos

ni risa ni besos, todo está vacío

no se oyen pasos, ni voces

ni un triste maullido de gato.

 

La ermita estará como la última vez,

en una penumbra acogedora para

los solitarios y extraviados.

 

Ya no hay bodas ni duelos

y la pila del bautismo está seca

ese silencio es más silencio

sin el llanto de un niño.

Comentarios3

  • argantonio

    Siendo un chaval nos llevaban a jugar al pié de la muralla árabe que circunda en parte la ciudad de Sevillano, un día nos metimos en una oscura galería que terminaba en la cripta de una iglesia, y menuda sorpresa, allí fue decapitado por orden del rey Leovigildo su hijo más tarde santificado como San Hermenegildo , la historia es un disparate. Abrazos

  • argantonio

    Sevilla, amable y cruel donde la vida y la muerte son cuestión de suerte , aquí Susona traicionó a su padre adinerado judío porque estaba enamorada de un policía cristiano y el padre fue ajusticiado después arrepentida ordenó colgar su cráneo en el dintel de su casa. No todo es negativo , Bartolome de las Casas el primer europeo que se preocupó por el indígena americano nació aquí, abrazos

  • diego leonardo

    que bonito paraje nos invitas a conocer, desolado sigue vivo.
    saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.