Micaela

Carta de despedida al amor de mi vida.



Escribiré poesías en tu nombre, porque tu ausencia será inaudita, y mi voz esclava del silencio.

Decadencia y amargura, me corromperan, pero un llamado tuyo, a lo lejos se oirá.

Si mi amor pudiera esconder a una vagabunda soledad, y un vacío desatar a la más cruda realidad. Un suspenso de tu amor, una pausa al ultramar, Mi Supernova estelar, mi universo e infinidad. 
Inacabada, incompleta, tan obtusa gravedad que me hace delirar y aniquila mi sentido de tenerte aquí conmigo.
Te amo y te Amaré, te recuerdo y lloraré, tan celosa yo estaré de las brisas sobre tu piel.
Que en paz descanse está la espera, el futuro son dos vidas, tan unidas y divinas que hasta el mismo Dios las envidiaria.
Que perdonen si es pecado el amarte demasiado, te demuestro en estos versos que eres mi alma y complemento.

Mil años estaría, escribiendo que te quiero, son suspiros y alegrías por tenerte aquí de nuevo. Mata la necesidad, y se ahoga un corazón,
¡Ay maldita soledad! Ayúdame a olvidar, la razón de mi pesar.

Su ida me marcó,
Dejando ciega a la razón,
Más no puedo ignorar,
Qué en un psicólogo debo estar.
He sufrido por amor, pero al principio me encantó,
Ahora lloro por un Adiós que se ha llevado mi corazón.
Mi cordura se ha perdido,
Con gusto la estoy buscando,
Porque quiero seguir recordando, lo mucho que lo he amado.
¿Por qué el pasado? Mujer ignorante,
este hombre me ha costado,
Siete vidas y un centavo,
Para amarlo y esperarlo,
Cómo Fatima entre llantos,
Hasta que el desierto devuelva, todo lo que me ha robado.

Tu alma pide a gritos un beso y una flor,
Estoy esperando que me aceptes este humilde corazón.
Quiere verte sonrojar, y llorar de felicidad,
Mis labios quieren secar, las únicas lágrimas que derramarás.

Porque parezco idiota llorando en la oscuridad,
Ya me cansé de ver tu ausencia, y no poder idolatrar tu dulce y sigiloso caminar.

Vienes hacia mi, como la lluvia en primavera, tan inesperadamente que hasta me noquea, y me caigo de cabeza, ¡ay tu amor me desespera!

¿Qué será de mi? Cuando en tus brazos yo perezca, me suena más Romeo y Julieta, que Manuel y Micaela,
Victor se Conjuga con criaturas más perfectas.
¡Pero si esto es lo que Soy!
Ay mi amor que tonta soy.

Disculpa mis retrasos, mis manos se están acalambrando,
No sueltan el teclado, por expresar lo mucho que te amo,
Son muchas las palabras para describir mi sentir,
No quiero que recuerdes como te hice sufrir,
Olvida lo malo y dame tu mano,
Delicada estructura de porcelana yo traigo,
¡Oh mi tesoro más preciado!
Lo puliré todos los días a las tres, pensando ya que al volver, un beso te daré, unos gritos pegaré, al verte aquí otra vez.

Ay me haré famosa, por escribirte tantas prosas, tengo el más puro talento, de amarte y ser tu cielo, te alumbro y te veo de lejos, sos lo más hermoso del mundo entero.

Victor Manuel Martinez Rodriguez. 

Comentarios2

  • Santiago Esquivel

    brillante.

    • Micaela

      Muchas gracias.

    • Miachael

      No comment.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.