walter luis

Carta a mi hermano

 

 

………………………………………………….

El sobre que me atrajo esta vez era muy viejo y simple; mi caligrafía era casi infantil. Sonreí. No recordaba haberme carteado con él en esa época - Con mirar nada se pierde -  me dije, y saqué la carta.

 

"Junio de 1951. Querido hermano: espero que estés acomodado en tu pensión y estudiando en la universidad. Como sabés, ya van casi cuatro meses que estoy en el ejército. No me va mal; lo importante es que hago poca instrucción porque me necesitan en la oficina del jefe de la unidad. Durante los primeros meses nos sacaron la bosta, a veces sin necesidad, sólo para la diversión de algunos suboficiales.

 

Te escribo desde nuestra casa, no conviene que ellos se enteren de mi forma de pensar y de las cosas que te cuento. Entonces, voy derecho al tema.

 

Pasados los primeros días de adaptación y después que los soldados de la clase anterior se fueron, comenzamos a trabajar en los diversos servicios, a hacer instrucción y guardias. Yo fui uno de los pocos privilegiados que tomaron para el trabajo; con eso me ahorraron muchas corridas.

 

Te cuento un pequeño incidente no simpático. El oficial jefe de la compañía organizó una biblioteca para los soldados y para ello pidió donación de libros. Yo, con espíritu constructivo doné lo mejor que tenía en mi colección particular, nada menos que las Obras Completas de Almafuerte. Estando yo presente, el tenientito le dijo a otro – este libro me lo llevo, porque los soldados se me van a rebelar – y lo guardó en su amplio bolsillo. Yo perdí mi mejor libro y también lo perdieron los soldados.

 

Al estar ocupado durante el día, me toman a veces para "reforzar la guardia", que es lo mismo que hacer ese trabajo en un día completo. Los otros soldados terminan temprano, y la guardia nocturna la hace quien ha hecho su trabajo durante el día. Ese servicio es desde las ocho de la noche hasta las seis de la mañana; dos plantones de cuatro horas y dos horas de descanso.

 

La primera vez llegamos al cuarto de guardia; el cabo de cuarto estaba esperando para que releváramos a  los que estuvieron todo el día. En el cuartito había una mesa, una sola silla y claro, el equipo de mate.

 

El cabo de cuarto era un sargento muy bueno y simpático. Nos recibió amablemente y nos dijo – pueden tomar asiento – buscamos sillas con la vista y nos sentamos sobre el piso, apoyados en la pared – los que fuman, que fumen; los que no, que escupan, pero bajito – y siguió fumando y tomando mate.

 

Para la primera guardia me condujeron a oscuras hacia los establos y me dejaron a cargo de dos caballos. Me metí en un rincón y me senté sobre la paja; a medio metro estaban parados los matungos, y aunque tenía miedo de que me pisaran me dormí; varias veces me despertaron dando patadas en el suelo. Por fin llegó el relevo.

 

Volví solo; como estaba oscuro y no conocía el camino me extravié, casi me caí a una acequia y a duras penas volví a la guardia. Me dieron un mate cocido bien caliente y dulce, y sentado contra la pared me dormí. En las próximas cuatro horas tuve que dar vueltas por el cuartel, mirando si alguien trataba de entrar por el alambrado.

 

Interesante fue la próxima vez, porque descubrí mis cualidades de equilibrista. Me dieron una carabina vieja sin balas y me mandaron a cuidar el portón, que en realidad es una simple tranquera. Mi misión era evitar de que "no" entrara el enemigo - así lo dijo el cabo - y especialmente, si llegaba el "jefe de día", oficial de alta jerarquía que recorre las unidades controlando las guardias; yo debía gritar fuerte: "Parte para el cabo e' cuarto", para que despertara y viniera a recibir al visitante.

 

La garita del centinela era tan pequeña que sólo una persona delgada podía entrar. Introduje la mitad de mi cuerpo, apoyé la culata de la carabina en el suelo, y dormí parado un buen rato. Puedo decirte que el famoso jefe no vino; seguramente siguió calentito bajo las frazadas.

 

En mi próximo servicio nocturno, si me hubieran descubierto, hubiera sido juzgado por un tribunal marcial. En nuestra cuadra duermen unos ochenta soldados; durante las horas de sueño hay turnos de "imaginarias" para cuidarlos y también al edificio e instalaciones. No hay mucho para hacer en esas horas, y para matar el aburrimiento algunos hacen diabluras. Por las mañanas se ven distintos cuadros; alguno buscando un borceguí, y otro desatando nudos en cordones o en mangas de camisa. Los pobres no saben qué hacer, porque tienen tres minutos para vestirse y pararse al pie de la cama. Yo, con nudos o sin nudos, no consigo vestirme en tres minutos.

 

En mi imaginaria no hice esas cosas porque ya no son originales; pensé en algo mejor. En mi armario había un frasquito con gotas para la nariz que no usaba por ser demasiado fuertes. Caminando por la extensa cuadra, vi a uno durmiendo con la boca hacia arriba; traje el frasco, llené un gotero y con rapidez lo vacié dentro de su nariz. Se sintió molesto y comenzó a moverse y a frotarse, pero no despertó; luego tiré las gotas a la basura y di por terminado mi servicio nocturno.

 

Eso es todo por hoy. Espero que los rumores de que van a mandar soldados a Korea no sea cierto. De todas maneras a mi no me necesitan.

Un gran abrazo hermano, hasta la próxima.

 

P.D. Después le pido al viejo que el lunes despache la carta."

 

De mi novela "Cartas que no envié"

www.Bubok.es

www.Lulu.com

www.librovirtual.org                                                                                  

Comentarios13

  • FELINA

    Walter todos tus escritos, tus relatos o novelas son bastante interesantes, me encantan...felicitaciones y recibe mis abrazos.

    • walter luis

      Gracias Miau Miau. Ocurre de todo en la vida.
      Besos.

    • nellycastell

      Walter querido y por qué no la enviaste? me pregunto yo, muy buena escritura y siempre con enseñanzas, un abracito querido amigo.

      • walter luis

        Mi querida Nelita: si lees el libro te econtrarás con un montón de cartas que no fueron enviadas por el personaje astronauta. Ellas van agregando matices a la trama de la novela.
        Gracias por tus observaciones.
        Besos.

      • Lena

        Muy interesante el relato "Carta a un hermano", y reconozco que hubp alguien aunque sea una vez, que escribió una carta y no la mandó.
        Admiro su retórica, que da rienda a una anécdota simple y la convierte en la atención de los lectores.
        Felicitaciones amigo y gracias por compartirlo
        Un abrazo
        Lena

        • walter luis

          Yo no lo hice, y hubiera sido una lástima, porque escribía cartas extensas. Pero, para escribir la novela tuve que inventar ese recurso.
          Gracias por el interés. Abrazos.

        • walter luis

          Para los que les interesa, esa época de la guerra de Korea era en 1953.
          La fecha de la carta está con error.

        • ivan semilla

          MUY BUENO WALTER
          YO TENGO CARTAS QUE TAMPOCO ENVÍE
          CUANDO FUI A REVISACION PARA LA COLIMBA
          Y TE NÍA UN CHUCHO PADRE.
          TE FELICITO
          ABRAZO DESDE COREA DEL SUR.
          JA JA JA

          • walter luis

            Que te pareció el 4 a 1?
            Veo que apareciste. Estuviste en Sud África?
            Nos seguimos carteando.

          • poetadelmar

            Me es grato encontrar tan bella pincelada de poesía en la pagina excelente mi hermano, pleno conocimiento de las pasiones y naturaleza humana, tu novela es fascinante, bella, humana, crudamente humana, estupenda carta, felicidades

            • walter luis

              Muchas gracias. Tu contario me obliga a tratar de superarme en el futuro.
              También a tí.

              Quise decir comentario.

              • poetadelmar

                no te entendi muy bien pero lo que escribiste es de primera

              • KALITA_007

                Walter.interesante tu historia..
                como dice mi amigita felinita..
                tus relatos, novelas, e historias son excelentes..
                besos...
                kalita

                • walter luis

                  Gracias Kalita.
                  Muchos besos

                • valesi

                  Historias interesantes que nos traes cada día.........
                  Aveces pasa que hacemos cartas que nunca enviamos o pensamos decir algo que nunca decimos.........cosas que pasan.............

                  AbRaZoS!!!!!!!!!!!

                  • walter luis

                    Por eso es recomendable comenzar las cosas y terminarlas, porque dejarlas para mañana es dejarlas para nunca. No dejemos que la fama de sudmericanos vaya delante nuestro; vayamos nosotros adelante. Abrazos Valesi.

                  • Melba Reyes A.


                    Un asomo al mundo militar. Interesante historia.

                    Un abraz♥

                    • walter luis

                      Aquí escribí sobre mis defectos; de los de ellos está prohibido escribir.
                      Un abrazo.

                    • Elo

                      Excelente "Carta a tu hermano" mi querido Walter, cuántas veces nos quedamos con cartas por enviar, muchísimas veces...Y la tuya me ha encantado, es muy interesante de principio a fin...

                      Me gustó mucho leerla...

                      Felicitaciones...
                      Un beso.

                    • walter luis

                      Gracias Elo. En el libro hay un montón, de temas variados, y por cierto están la muchacha y el muchacho, tatán tatán.
                      Un beso

                    • SANTAPAU


                      ALECCIONADORA EPÍSTOLA
                      ………………………………………………….

                      El sobre que me atrajo esta vez era muy viejo y simple; mi caligrafía era casi infantil. Sonreí. No recordaba haberme carteado con él en esa época - Con mirar nada se pierde - me dije, y saqué la carta.

                    • Alejandro José Diaz Valero

                      Buena idea esa amigo Walter de publicar cartas que se quedaron "aboyadas" sin llegar a su destino. Yo aunque también escribí muchas cartas que nunca envié, no podré jamás publicarlas, sencillamente porque al no enviarlas, las hacía pedazos. Te felicito por esa manera tan descriptiva de escribir tus misivas y de plasmar de manera muy sentida entre párrafo y párrafo el momento que vivías, no sólo lo que hacías, si no también lo que pensabas.
                      Un abrazo estimado y gran amigo.

                      • walter luis

                        Gracias Alejandro. Como siempre trato de contestar a todas las cartas, trtando de queno se extravíe ninguna.
                        Un abrazo, amigo.



                      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.