Raul Gonzaga

Somos arquitectos de nuestra propia caída





Hoy nuestra Madre está muy enojada,
Ángeles desataron su poder,
Con gran fuerza se escucha el padecer,
El rechinar de dientes, por la espada;

Ay, se queja infeliz y adulterada;
Ay, repite por pena al fallecer;
Ay, por utilizar su gran poder
Contra una humanidad tan destrozada;

Acepto la justicia de sus daños,
Sunamis, huracanes y temblores;
Incendios que destruyen sus rebaños

Su vida vegetal y sus amores;
Y dicta su final en sus escaños:
Mis hijos son feroces destructores…

No hay un cómo evitar creciente furia
Los males son cadenas concebidas
No en una sino en muchas, muchas vidas
De un ciego confrontar tanta penuria;

El hombre siempre sigue a la lujuria,
A la ciega ambición le da cabida
Y la oscura ignorancia, siempre oída, 
Acepta sin razón constante injuria;

Hoy quieren reponer esa armonía
Que tanto proclamaba un sabio chino
Que buscaba el sembrar sabiduría;

Pero nadie escuchó al gran adivino,
Optaron por ganar fatua valía
Y cavaron un gran pozo en el camino…

Comentarios3

  • Raul Gonzaga

    Hoy nuestra Madre está enojada, ángeles desataron su poder, con fuerza se escucha el padecer, rechinar de dientes, por la espada. El hombre sólo sigue a la lujuria, a la ciega ambición le da cabida y la oscura ignorancia, siempre oída, acepta constante injuria...

  • bambam

    Un gusto volver a leerte amigo Raúl
    bambam desde Chihuahua

    • Raul Gonzaga

      BamBam, querido amigo, el gusto es mío al reencontrar una entrañable amistad; saludos y un fuerte abrazo fraternal...

    • carina zanchetta

      interesante poema, Estimado Raúl. Felicitaciones!!! Un Abrazo . C

      • Raul Gonzaga

        Carina Zanchetta, Gracias, querid@ amig@, saludos y un fuerte abrazo fraternal…



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.