HS

NOCHE MILAGROSA

Aquel momento fascinante,
luego de la extensa espera,
había llegado sorpresivamente.
La lluvia aguardaba por nosotros
y ahí estabamos: solos tú y yo.
En la mitad de la noche,
confundidos en medio del raudal,
éramos un solo espíritu y un solo beso.
Llegaron las tazas rebozadas de café
y la manta nos brindó su calor en el sofá.
Como un relámpago, llegó el amanecer.
Fue la consumación,
de aquella noche milagrosa.

Comentarios1

  • Maria Isabel Velasquez

    Alrededor de un café dos almas enamoradas lograron su noche fuera especial, maravillosa, única.
    Hermosas letras
    DTB SIEMPRE

    • HS

      Muchas gracias Maria. Recién me extreno en esta página, y por lo visto será maravilloso. Mi agradecimiento.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.