Raul Gonzaga

Padre mío, ¿Por qué me has abandonado?

 

Si la conciencia es un mito, nada existe,
Todo es vana y total desilusión,
Un simple y magro fruto sin razón
Y que como espejismo se resiste;

Yo te preguntaré, ¿por qué nos diste
Tanto apego a la vana compasión 
Y nos otorgaste un fatuo perdón
Si es un falso valor que a nadie asiste?

Es sólo acaso pálida semilla,
Laberinto que crece en el abismo,
Aquella lacerante comidilla

De un absurdo, letal y cruel cinismo;
¡Eres acaso cómplice en gavilla,
Que nos dirige a absurdo paroxismo?…

Comentarios2

  • Raul Gonzaga

    Es pálida semilla, laberinto que crece en abismo, aquella lacerante comidilla: absurdo del cinismo: gavilla que guía al paroxismo...

  • Amalia Lateano

    Has clavado, Señor, tu cruz sobre mi alma,
    Sobre mi cuerpo, Sobre mi corazón, Me ofreces el dolor
    Ay! De todos los dolores eliges para la mía el que tú sabes
    Que más agudamente va a atravesar mi corazón.
    Ayúdame, Señor, a soportar esta cruz.
    Sin amargura, sin abatimiento,
    Sin consideración alguna sobre mí.

    Abrazos
    Amalia

    • Raul Gonzaga

      Amalia Lateano, qué bello poema, mi más cordial reconocimiento. Gracias, querida amiga, saludos y un fuerte abrazo fraternal…



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.