Nacho Rey

EL NIDO

 Yo,para ella,era un desconocido,

y ella para mí,una joven en un nido.

En el bosque me pilló con mi aullido

solitario y ella contestó con su silbido.

 

 Yo,aunque mayor,ya herido

por un amor hundido,

ella me entregó su amor nacido:

y me enamoré de ella,incluso bebido.

 

 Todo era color de rosa sin haberlo querido,

ella,en el nido,era un libro no leído:

¡bellísima!,¡tierna! y yo su bandido...

 

 ¡ay! ¡ay! ¡ay! casi su marido.

...me caí de la cama...y aturdido...

¡¡fue un sueño...y todo perdido!! 

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Simplemete maravilloso!
    Saludos
    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.