Ma. Gloria Carreón Zapata.

VERANO, SOL Y MADUREZ (Narrativa)

 

 

 

 

Al fin llegó el ansiado verano y con él las ganas de meternos al agua. Mis hijas y nuera ese fin de semana hacían planes para ir de compras. Al escucharlas que irían a conseguír su ropa de playa, me apunté, quería adquirir dos pareos y dos trajes de baño. 
Mi presupuesto no daba para más. 
De pronto mi nuera sorprendida me preguntó. 
…--Suegra--, --¿no le da pena ponerse traje de baño a sus cuarenta y ocho años?...--. 
Por un rato me quedé callada, no sabía que contestar. Quizá ya no estaba en edad para ponerme bikini. 
…--¿Tiene algo de malo que yo me quiera poner traje de baño siendo una vieja como dices?...--. Le respondí. 
En las playas todo el mundo se pone trajes de baño no voy a ir envuelta en cobijas, ¿o si?, la cuestioné. 
Mis hijas y ella se vieron fijamente sin dejar de repetir al mismo tempo. 
--¡Qué oso!--. Exclamaron a la par.
A ver qué dice su hijo, protestó mi nuera. 
Me habían dado en mi amor propio yo no me sentía vieja, así que me esmeré en comprar los más hermosos trajes de baño. 
Por supuesto que solo me podía comprar de los que estaban en oferta, no había para más.

Al llegar a casa, mi nuera se fue a sus clases de zumba y se quedaron mis dos hijas las cuales viéndome con picardía, me pidieron que me midiera mis trajes de baño. Me dirigí a la recamara para luego salir con el de una sola pieza puesto. 
--¡Wooouuu!--, gritaron, sus ojos querían salírseles de sus orbitas y su boca abierta no daban crédito a lo que veían. 
…--No puede ser…--, gritó la más pequeña, 
…--creí que te colgarían las carnes por todos lados mamá pero, sinceramente, que bien luces…--. 
La mayor, sin dar crédito a lo que veía se había quedado muda por un buen rato. Hasta que por fin dijo,
...-- a ver, mídete el de dos piezas…--. 
Nuevamente salí modelando el segundo traje de baño. Esta vez yo, sí que posé orgullosa de mi cuerpo. 
Cuando llegó mi nuera le comentaron sorprendidas lo que habían visto, y asombrada por mi atrevimiento me pidió que me los pusiera nuevamente para verme.

Volví a repetir mi modelaje pero esta vez, fueron las tres que tenían la boca abierta y los ojos como de sapo ahorcado, sin dejar de mirarme con estupor. 
Se dejaron caer en el sofá en lo que yo me dirigí nuevamente a la recamara a cambiarme. Desde allá alcancé a escuchar lo que comentaban. 
…--Qué apenada me siento, sí, no creí que a mi suegra aún le quedaran bien los trajes de baño, expresó mi nuera, creo le debo una disculpa, y desde ahora les digo, yo no me pondré traje de baño. Lo mismo repitieron mis hijas. 
Con estos kilos no me atrevo a hacer el ridículo, contestó la más pequeña, no puedo competir con el cuerpo de mi madre, ni yo, respondió por último la mayor. 
Niñas le dije dirigiéndome hacia donde estaban ellas, la edad no es impedimento para que una mujer de mi edad quiera vestirse como le dé la gana.

Me amo demasiado y no me interesa lo que digan los demás, si como visto me siento bien, por supuesto que de antemano sé que debo vestir con decoro, pero esta vez, se trata de lucir lo que tengo, y me siento muy orgullosa de mi edad y de ser madre de tres jovencitos. 
Solamente vi que inclinaron las cabezas las tres avergonzadas y sin dejar de disculparse, dijeron a la par. Creimos que una mujer de cuarenta y ocho años era una vieja ya.

Niñas, estoy por cumplir cincuenta años y les aseguro que es la mejor etapa de mi vida, porque ahora vivo la vida a plenitud, sabiendo lo que realmente quiero, y yo, soy lo que más quiero en ésta vida,

Autora: Ma Gloria Carreón Zapata

Comentarios8

  • Jorge Horacio Richino

    Muy ciertas las palabras de este relato, querida poetisa Ma. Gloria!
    Yo que pinto canas hace rato, puedo afirmar que una mujer de 48 o 50 años, está en la plenitud de todo:
    Madurez, lozanía, esplendor, etcétera!!
    Hermosas sus letras, son un placer en su lectura; entretenidas pero muy sabias y reflexivas a la vez!!
    Mis aplausos sinceros y un enorme abrazo!!!

    • Ma. Gloria Carreón Zapata.

      ¡Hola estimado autor Jorge Horacio Richino! Yo las canas me las pinto y las repinto de sueños, nada me amilana en la vida. Como diría una vieja amiga que ya partió la otro Mundo. Le pongo vida a mis años, no años a mi vida. En éste agosto cumplo orgullosamente 56 años ¡Jajaja! Aunque digan que es de mala educación que una mujer revele la edad, no lo niego, me siento muy orgullosa de los tantos que tengo. Éste relato es verídico, buena lección les di a estas atrevidas jóvenes, les enseñé que los años no se llevan en el cuerpo, están en la mente de cada quien, según la vida que nos demos. Gracias mil por su apoyo a la lectura. Un cordial saludo reciba usted.

      • Jorge Horacio Richino

        Para ser sincero, dude de que podría ser un relato verídico, sólo por el hecho de que no podía entender que le cuestionaran el tema de usar malla enteriza o bikini a su todavía jóvenes años.
        Si a kilómetros de distancia se nota --por alguna foto que he visto en su galería y vestida con ropa habitual-- que es usted una mujer de espléndida silueta.
        Además no entendía la forma antigua de pensar de esas jóvenes. Es casi increíble imaginar que le hayan hecho una cuestión por eso.
        Quiero agregar, que yo que tengo 72 años y todavía me puedo poner un traje de baño y quedar bastante bien, usted a sus 56 no se imagina la vitalidad y esbeltez -para lucirse y disfrutar- que todavía le quedan.
        Le deseo el mejor de los veranos!!
        Un gran abrazo!!!

      • boris gold

        Buen relato, me gustó.
        Un abrazo

        • Ma. Gloria Carreón Zapata.

          Agradecida por su apoyo a la lectura estimado autor boris gold. Un gusto saludarle, feliz fin de semana.

        • Hugo Emilio Ocanto

          Inicias el verano con mucha felicidad, poetisa.
          Me uno a tu alegría.
          Mi saludo, mi amistad.
          Hugo Emilio.

        • Edmundo Rodriguez

          Querida Marìa Gloria ,
          Que grato es leerte ,
          es una historia de mucho aprendizaje
          y te felicito por tu figura que de seguro serà un deleite en los ojos varoniles y caballerosos .
          Mi cariño , y
          Mi càlido Abrazo .

          • Ma. Gloria Carreón Zapata.

            Sobretodo para esas mujeres jóvenes que se acomplejan por la edad. La vida la vamos viviendo en etapas y cada una tiene lo propio. Sacar provecho a los años es lo importante para sentirnos felices. Agradecida por su gran apoyo a la lectura estimado autor Edmundo Rodriguez. Un cordial saludo desde México.

          • alicia perez hernandez

            ERES HERMOSA AMIGA POR DENTRO Y POR FUERA,
            ... IMAGINA QUE DIRÍAN DE MI
            QUE ME VOY A LA ALBERCA CON MIS AMIGAS CADA VERANO, YO CREO QUE CUANDO TE SIENTES BIEN CUALQUIER EDAD ES BUENA, QUEDÉ ENCANTADA DE LEER TU PROSA, ABRAZOS MIL MI BELLA PAISANA

          • María Isis

            Excelente relato Ma Gloria, me ha gustado mucho, y cuando los cumplas que tengas muchos m´`as años para escribir y cumplir 50 más.
            Un abrazo.

          • Victor Ma. De San Lorenzo

            Muy bello tu escrto; Lleno de un espíritu de confraternidad familiar donde se pueden narrar todos los sentimientos que el alma anída .

            Saludos , bella alma de D-s.

            victor ma.

          • Marcelo Baranda

            HERMOSO



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.