Alixena

He caminado tanto...

He caminado esquivando los gemidos

y explorándome dentro he descubierto

un pobre corazón ennegrecido

que llorando suplicaba al viento.

A él le mandaba un quejido,

él le devolvía un lamento,

y el lamento recogido

le apuñalaba en el pecho.

Se hizo evidente mi grito,

el corazón quedó muerto. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.