walter luis

Insomnio

   Una noche, después que acostamos a los niños me fui a la cama; no me quedaban muchas horas para dormir, pues al otro día debía levantarme temprano, pero apenas apoyé la cabeza en la almohada, sentí que se me había ido el sueño.

 

     - ¿Qué hago? - Me pregunté. Comencé un ejercicio que tal vez me provocara aburrimiento y cansancio; imaginé que escuchaba y veía la melodía de Chiribiribim escrita sobre una cinta, pasando frente a mí sin detenerse. A veces la oía como vals y otras con ritmo di-ferente. Cansado de ese juego opté por las ovejitas.

 

     Comencé a contarlas mientras saltaban un vallado alto para ellas; algunas se caían y me confundían en la cuenta. Decidí contar vacas. Pasaban tan lentamente, que la soñolencia llegó rápido: “ciento cuarenta y cuaa…”

 

                                           *                                                                                              - Hola abuelita Clara, tuve dos años de edad cuando te vi por última vez. Recuerdo que estabas acostada en una cama con respaldo de metal y todos te rodeaban. Mi mamá me levantó y vos me besaste; luego me llevó afuera y ya no volví. ¿Me das la mano? No es vergüenza para un hombre ir tomado de la mano de su abuela.

 

     - Mi niño, yo siempre vengo a visitarte cuando dormís, te doy un beso y al ver que estás bien, sigo a lo de mis otros nietos. Ahora debo irme antes de que amanezca; cuando me necesites, no tenés más que llamarme.

 

*

     - ¿Qué hora es? – me dije. Estaba saliendo el sol; había dormido como un ángel y ¡me sentía tan bien! Debía levantarme, bañarme y ponerme mis mejores ropas, porque ese día comenzaba en un nuevo empleo.

 

Comentarios8

  • nellycastell

    Me gustó mucho tu narrativa amigo Walter y qué manera tan sutil de haberte dormido, soñando con la visita de tu abuela, tierna manera que logras llamar mi atención, te felicito amigo poeta un abrazo.

  • Luis Rayo

    Felicidades Walter, con todo respeto me hiciste reír, cuando aparecieron las ovejas y mas las vacas. Genial sueño, felicidades por tener una abuelita así, aunque sea en el sueño. También eres un buen escritor. Procuro no perderme lo que escribes. Saludos.

    Luis.

  • LEV

    hermoso cuento amigo
    me encantó.
    besos=)

  • ivan semilla

    SIEMPRE OCURRENTA AMIGO WALTER
    Y CON EL PAÍS METIDO EN LAS PALABRAS
    TE FELICITO
    ABRAZO GRANDE

  • FELINA

    WALTER AMIGO, ME ENCANTA ESTA CLASE DE NARRACIONES, ME METO EN EL CUENTO Y NO QUIERO SALIR DE ALLI, LA IMAGINACION ME LLEVA A RECREARME CON EL COLORIDO DE CADA ANECDOTA.
    RECIBE MIS ABRAZOS DE FELICITACION.

  • valesi

    jajajajajja.....ovejitas y vaquitas sí que ayudan a dormir........jajajaj.......que bonito sueño tuvistes al quedarte dormido.............

    SaLuDoS!!!!!!!!!!!!

  • KALITA_007

    exceelnte narrativa mi poeta.. yo siempre estoy dejandote, mis saluditos y afecto..
    muy buenas letras.
    besos..

  • SANTAPAU

    Estaba saliendo el sol; había dormido como un ángel y ¡me sentía tan bien! Debía levantarme, bañarme y ponerme mis mejores ropas, porque ese día comenzaba en un nuevo empleo.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.