Alexander Cossio

La tentación

 

Del libro La Vida es Viviendo

 

Pequeña dulzura

de niña sensual

que en mis ojos pones

tu amor virginal.

 

Angelín travieso

de traje casual,

sales a la calle

a hacerme pecar.

 

Eres paz y guerra

dentro de mi mente,

cuando tú me miras

yo muero sonriente.

 

He muerto cien veces

y sigo esperando

que tú me asesines,

aunque sea amando.

Comentarios1

  • Yolanda Barry

    hola,placer leerte,mucho gusto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.