Xabier Abando

Camino del Hades

 

Desprovisto de equipaje,
mísero como un mendigo,
nada llevaré conmigo
para aquel último viaje,

cuando, llegada ya mi hora,
la Parca cierre mis ojos
y abandone mis despojos
para partir sin demora,

en viaje de ida, sin vuelta,
con destino al Aqueronte;
allá, en su barca, Caronte
da porte a la orilla opuesta

a las ánimas errantes
que costeárselo puedan,
-otras opciones no quedan,
salvo algunas aberrantes-

Allá está el Hades postrero,
inframundo misterioso;
ante su puerta, furioso,
hace guardia el can Cerbero.

Entrar vivo es imposible,
salvo si eres Odiseo,
Teseo, Eneas u Orfeo;
estar muerto es exigible.

Si yo montara en la barca,
al Hades entrar podría,
pues ya el can comprobaría
que me despojó la Parca.

El óbolo del peaje,
para entregar al barquero,
es el sólito dinero
necesario para el viaje.

No queriendo llevar plata
ni poner pie en la barquilla,
yo me quedaré en la orilla
a vagar la intemerata,

por la ribera, carente
de todo afecto mundano;
no tendré a mano una mano,
mucho menos de mi gente,

a no ser de un pordiosero,
del óbolo desprovisto,
no me ayudará ni cristo,
ni, claro está, el can Cerbero.

Cuál sería mi futuro,
si decidiera embarcar,
sin poderme contestar,
me pregunto yo a menudo;

ya tengo curiosidad,
por conocer, sibilino,
mi hipotético destino,
pues da la casualidad

de que hay secciones, también,
allá en el Hades, o Averno:
está el Tártaro, un infierno 
y el Elíseo, un edén.

Muchísimas dudas, sobre
la eternidad del Averno,
tengo yo, nada es eterno,
mucho menos uno, pobre;

quizá es lugar transitorio
donde las culpas purgar,
o, siendo justo, gozar,
de algún modo obligatorio,

por alguna temporada,
en la sección pertinente,
como justo o penitente,
antes de dar en la nada.

Aunque me cabe dudar
de que allá estén todavía,
si entrara, me gustaría
poder ver y saludar

a Eurípides, Clitemnestra,
Aristóteles, Leucipo,
Epaminondas, Lisipo,
Sócrates, Fidias, Electra,

Alcibíades, Platón,
Pitágoras, Jenofonte,
Asterio de Negroponte,
Pericles o Agamenón,

como reducido ejemplo
de personajes helenos,
por más que quién más, quién menos,
discutiría el elenco.

Yo ya no podré contar
esa experiencia futura;
a su propia desventura  
cada uno habrá de esperar,

cuando, exento de equipaje,
mísero, como un mendigo,
sin llevar nada consigo,
emprenda su último viaje.

© Xabier Abando, 01/04/2018

 

Comentarios8

  • Jorge Horacio Richino

    Excelentes letras con un final muy bien redondeado!
    Un tema que da para filosofar mucho, en un poema muy retórico en sus expresiones.
    Los versos son fantásticos y con un alto contenido de figuras y lugares mitológicos!
    Me encanto!
    Un gran abrazo!!!

    • Xabier Abando

      Muchas gracias, Jorge, por tus alabanzas. Aqui no pretendía yo tanto filosofar como, simplemente, revisitar estos mitos clásicos, poco frecuentados, igualmente veraces y, creo yo, más poéticos que los cristianos, aunque todo es opinable.
      Un abrazo.
      Xabier

    • M.G.Ratia

      Yo, trabajo de cajero,
      y aunque aún nos queda rato,
      para ese último retrato,
      cual Dioni, llevaré dinero.

      Y allá donde te encuentre,
      enmendando poesías,
      si de cuitas o alegrías,
      pero siempre elocuentes...

      ...te daré para el barquero,
      que no cruzará Aqueronte,
      rio arriba, allá en un monte,
      cumplirá el deseo postrero.

      Por el resto de los días
      entre libros y vinilos
      oye bien lo que te digo
      escribiendo poesías.

      Jajajaja, Dante o Virgilio te hubiesen loado mejor, pero solo soy un yo, a secas. Lo dicho, tienes el don de las letras.
      Buenos días Abando...


      • Xabier Abando

        Lo has hecho de maravilla, Ratia, y yo te lo agradezco en el alma. Muchas gracias por tus elogios. ¿Oye, yendo al grano, no me puedes ir adelantando algo de dinerito, para hacerme un seguro de viaje?
        Te lo devolvería a mí vuelta.
        Un abrazo.
        Xabier

      • Maria Hodunok.

        Fantásticamente haz realizado estos versos.
        Entre realidad y fantasía....excelentes.
        Saludos Xabier.!!!!

        • Xabier Abando

          Je vous salue, Marie, aussi, et je vous en remercie...
          Muchísimas gracias por tus encantadoras palabras, María.
          Besos
          Xabier.

        • Luibarca

          ¡Excelente poema Xabier!.
          Personalmente no tengo ninguna prisa por vivir la experiencia. En este tema concreto no soy nada curioso.
          Un abrazo.

          • Xabier Abando

            Muchas gracias, Luibarca. Que conste que te entiendo, Jaja!.
            Yo tampoco tengo prisa en vivir esa experiencia. Que tarde lo más posible. Solo quería dar una vuelta por los mitos clásicos, menos frecuentados y, creo yo, más poéticos que los cristianos.
            Un abrazo
            Xabier

          • Tokki

            Así como hay implantes artificiales de órganos, hoy por hoy los experimentos de muerte artificial en individuos permite transformarse en un héroe homérico.

            Saludos Xabier

          • Xabier Abando

            Parece interesante la posibilidad que comentas. Hoy en día, las ciencias adelantan que es una barbaridad, como se canta en la zarzuela “La Verbena de la Paloma”.
            Muchas gracias, Tokki, por visitar mi espacio y comentar.
            Un abrazo.
            Xabier

          • Ӈιρριε Ʋყє ☮

            Me hiciste acordar de este poema memorable, que te comparto

            AGONIA DE UN RUFIAN
            Carlos A. Alberti

            Yo sé que me ha fichao la tenebrosa.
            La veo sobre el negro carromato
            mostrarme su guadaña espamentosa
            pa transportarme hasta la quinta´el ñato.

            Los giles que la van de engrupimiento
            no manyan que yo juno que me pianto.
            ¿Por qué habré de aflijirme si reviento,
            si a Dios ni al Diablo no le tengo espanto?

            Yo tengo un pedrigré que no se achica
            y hago pata ancha ante cualquier parada...
            ¡Ni amortajado lo verán que hocica
            a este tungo, en su última largada!

            O si en el cielo o el infiero dentro,
            que se aguanten San Pedro o Lucifer:
            si van de piolas, al primer encuentro
            me los rajo a la tierra a padecer.

            No sé si el otro mundo tendrá fecas,
            catrielas con vestidos de percal,
            farolitos tristones en las yecas
            y patios milongueros con parral.

            Si hay ginebra, tintillo y escolazo,
            de entrada me las puedo rebuscar,
            y de un cacho de cielo yo me amaso
            un cotorro debute pa´roncar.

            Cuando embroquen mi cancha gavionera
            y los puntos que calzo en el gotán,
            que se ajusten las santas las polleras
            porque el cielo será de este rufián.

          • Xabier Abando

            Me alegro de haberte traído buenos recuerdos. El poema de Alberti es muy bueno, si. En lunfardo, supongo. Más o menos se entiende. Parece que sea un tango, pues justo lo veo publicado aquí: http://www.clubdetango.com.ar/lunfardeando/POESIAS/caa-agoniaruf.htm
            Gracias por compartirlo.
            Un abrazo, amigo.
            Xabier



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.