argantonio

El principe y el sapo

Recuerdo mil soles, solitario

sin sed de beber

mil sombras sin frío,

sin ventanas , ni ganas de mirar

recuerdo un mar dormido,

como si hubiera nacido en él,

recuerdo la primera mirada

y esa, se me que quedó clavada.

 

Después vino el primer beso

y no era lo que soñaba,

fui aprendiendo o quizá

me enseñaron a oler las flores,

y a valorar los muñecos de trapo,

y con el tiempo comprendí

por qué un príncipe,

podría encarnarse en un sapo.

Comentarios4

  • Radiante

    😉muy bonito Felicidades

  • argantonio

    Radiante que disfrute junto mi este poema es para ml un verdadero gozo saludos

    • argantonio

      Anna, encontrar belleza en humilde sapo es p

    • argantonio

      Carlos Armijo tienes razón lo que ocurre es que la música a veces se me antepone a la lógica. De ahí que un sapo se convierta en príncipe aunque peor sería al revés

    • argantonio

      Anna encontrar belleza en un humilde sapo es admirar tantas pequeñas maravillas de la naturaleza como la mariposa o el colibrí la vida así es grande. Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.