monique ele

El tenebroso "tío"



Es el tío de todos 

los niños del Paraguay  nos decían- y yo me alegraba  por ese tío desconocido que escudriñaba  el horizonte  con un niño en brazos  desde una gigantografía  en la calle- Ese tío  que saludaba al comenzar  los programas  de tevé  cada día- anunciando  que su gobierno  estaría siempre  presente- ¿Siempre?  me preguntaba yo  que era pequeña y "siempre"  se me hacía  una palabra  tan grande- Lo importante  es que ese tío poderoso  sí podía decir  "siempre" y automáticamente  me sentía  más tranquila- Eso era todo  lo que conocía  como vida- A veces  me preocupaba  qué pasaría  con ese "siempre" si algún día  el tío se moría- Es difícil hoy  -ya de adulto-  explicar la seguridad  que necesita un niño- como busca  y se aferra  a lo de "siempre"- Ese tío invisible  tenía el poder  de decir "siempre" y hasta el destino debería obedecerle-  "Primer deportista"  "primer constructor"  "primer patriota"- Todo eso  decían a viva voz de mi tío- Lo "primero"  me parecía normal  para este tío- Lo "segundo" fue  lo que comenzó  a preocuparme- Todo lo que contaban  en voz baja  y a escondidas- Todo lo que se decía  despacito en la casa para que no escucharan  los vecinos- Todo lo que  solo el miedo expresaba y el silencio confirmaba- Y fue así  como ese tío  tan querido sin saberlo  comenzó  a cambiarme- Cuando escuché  historias aterradoras  de jinetes sin cabeza y del tío que se bañaba  en sangre de los niños- sentí pánico  de cruzarme  algún día  con el tío- No sabía  si creer esas cosas  que contaban  de mi tío pero  por las dudas  prefería no averiguarlo- Cuando me hice  más grande  supe que mi tío  también era el tío de los perseguidos el tío de los presos políticos el tío de los torturados el tío de los exiliados el tío de los muertos el tío de los desaparecidos- Por ese tiempo  mi tío decía  que durmamos  con las ventanas abiertas y muchos lo hacían- Algunos por si de noche  llegara la policía para contarles el cuento de la Caperucita Roja- Yo no entendía por qué un simple cuento para niños les creaba tanto miedo- La dictadura y yo teníamos  el mismo cumpleaños- Con casi 20 años de diferencia- nacíamos  un 4 de mayo- Ese mismo día la libertad agonizaba- Lo que yo no sabía es que como cualquier ser humano- mi tío no era un "siempre" y que la libertad siempre renacía- Cuando eso ocurrió- yo ya salía a la calle- con otros- muchos otros- muchísimos  de muchísimos- Queríamos  ser libres- Para entonces mi tío- había dejado de ser mi tío-   mónica laneri 3 de febrero de 2018

Comentarios3

  • gaston campano

    Acá nunca hubo un tío, sino cuatro convertido en uno, dictador, torturador que dejo impregnado el dolor hasta en el aire, comulgando sin reproche por que era un dictador fantoche.
    Saludos Monique.

    • monique ele

      Gracias Gastón... es cierto... son muchos en uno y uno en muchos...

    • Daphné

      Me encantó esa mezcla de realidad, fantasía y la narración. Esa mezcla provoca risa, tristeza es como los libros de Albert Camus o Eugène Ionesco.
      Felicitaciones!

      • monique ele

        El imaginario de una niña... todo lo que pensaba en mi ingenuidad... Gracias por compartir y por tus lindas palabras... me alientan! Saludos

      • Azrae

        Gaston santos una acusacion se deve de balidar Si fue un dictador y le causo tanto dolor a usted y su generacion aga saber su nombre porque cae en devaluacion los grilleros y los choches al no poder beto asaberveser una acusacipn a medias hay quevtener criterio y producto de gallina para poder aser un omelet



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.